El director del Hospital Iturraspe de Santa Fe, Francisco Villano , aseguró esta mañana que la foto de la chica de 22 años que luego murió por coronavirus , mientras se estaban acostada en el piso de un hall del centro asistencial mientras esperaba ser atendida “fue sólo un momento”,

Villano aseguró que la joven Lara Arréguiz sólo tuvo que esperar unos 30 minutos antes de ser pasada a una sala de cuidados medios, aunque admitió su desacuerdo con la decisión de un guardia de seguridad, de no proporcionarle una camilla que se resuelve en la guardia.

En diálogo con el programa “Alguien tiene que decirlo”, que se emite por Radio Rivadavia y es conducido por Eduardo Feinmann, el profesional dijo que Lara ingresó al centro asistencial “caminando y por sus propios medios”.

En cuanto a la imagen de Lara sentada en el piso, esperando en la guardia, sostuvo que “fue una foto de un momento, es lamentable que haya acostado en el piso, cuando hay sillones y banco para poder sentarse”.

Villano aseguró que después de una media hora, la paciente, que era diabética, “estuvo en una cama transitoria, aislada, hasta ser derivada a otro hospital”. El director médico advirtió que “el Covid que estamos viviendo ahora tiene consecuencias catastróficas y hay pacientes que entran caminando, y terminan en terapia intensiva a las 48 horas”.

Las palabras de Villano fueron confrontadas por Claudia Sánchez , madre de la joven, quien aseguró que “no hubo sentido común” para brindarle a su hija una cama “en forma inmediata”. “Me gustaría que los profesionales tengan empatía ya nadie más le pase lo que le pasó a mi hija”, agregó la mujer.

La mamá de Lara contó, en diálogo con “Crónica de una tarde anunciada”, programa conducido por Nelson Castro por Radio Rivadavia, que tuvo varias discusiones con médicos y que algunos de los profesionales solo atinaban a mirarla, when su hija se había acostado en el piso porque se sintió muy mal.

Lara falleció en las últimas horas tras sufrir una neumonía bilateral luego de contagiarse coronavirus y ser trasladada por sus padres de un hospital a otro en la búsqueda de alguna cama disponible en el medio del colapso sanitario por la segunda ola.

La joven, que era oriunda de la ciudad de Santa Fe, estudiaba Ciencias Veterinarias en la localidad de Esperanza, el pasado 13 de mayo comenzó con el primer síntoma, una leve tos, y con el correr de los días su cuadro empeoró hasta llegar a la mencionada neumonía.

Por

Abrir chat