Todos los indicios apuntan a que Javier Milei dará luz verde para el ingreso masivo del PRO al Gobierno y la fusión con La Libertad Avanza en el Congreso. La disputa ahora es entre Patricia Bullrich y Mauricio Macri, que protagonizan una auténtica pulseada para quedarse con el control político de la administración libertaria.

El acuerdo fue anticipado el jueves por la noche por la ministra de Seguridad, que habló de un “un nuevo rediseño político” del gobierno. La idea la fusión PRO-LLA fue avalada este viernes por Milei desde Roma. “Claro que estoy dispuesto a una fusión”, dijo el mandatario, que también pidió sumar a los “halcones” radicales.

Sin embargo, no todo será un camino de rosas, teniendo en cuenta que Karina Milei tomó las riendas de la negociación con Macri para evitar que el ex presidente termine desdibujando a Javier Milei para ejercer el control del gobierno de su hermano.

Es más, en las últimas horas la hermana del presidente le marcó a Macri la regla de la negociación: “No se entregan ministros ni a Martín Menem”, el titular de la cámara de Diputados.

La negociación se acota a los cargos de secretarios de Estado y organismos descentralizados, afirmó la secretaria General de la Presidencia desde Roma, donde está junto a su hermano, esperando la audiencia con el Papa Francisco prevista para mañana.

Un dato no menor es que Macri tiene una pésima opinión de Karina Milei, a quien en la intimidad llama despectivamente “la tarotista”. La hermana del presidente estableció una alianza interna con Santiago Caputo y por eso el ex mandatario golpea sobre los supuestos negocios turbios del asesor presidencial, para debilitar ese polo de poder, mientras trabaja en una alianza subterránea con la vice Victoria Villarruel, otra víctima del fuego interno de Karina.

Después del fracaso de la Ley Ómnibus en Diputados, Macri empezó a decirle a los suyos que Milei iba a “un crash”, y que eso daría lugar a una toma del control político del gobierno. El escenario incluía la fusión con LLA y la designación de macristas puros en lugares clave.

El rescate imaginado por Macri empezaría con el reemplazo con su gente de los funcionarios que responden a los gobernadores “aliados” que hicieron caer la ley, empezando por los cordobeses. Pero también cree que la reforma tiene que ser más profunda, y apunta a funcionarios de mayor peso como Nicolás Posse, Sandra Pettovello y Guillermo Francos.

En este panorama, la cuestión es que Patricia Bullrich está intentando anticiparse a la jugada de Macri, y le propuso a Milei avanzar en la fusión, pero sin el ex presidente. Algo similar a lo que hizo antes de la asunción, cuando negoció por su cuenta el desembarco en el gabinete. Macri quedó ofendido y este jueves ni siquiera le respondió el saludo de cumpleaños.

Además de festejar su cumpleaños, Macri estuvo políticamente activo y profundizó su alianza con Victoria Villarruel. Tras la cumbre de principio de año en el country patagónico Cumelén, ahora el ex presidente y la vice evitaron el contacto cara a cara y armaron una reunión entre Diego Santilli y el diputado Guillermo Montenegro, mano derecha de Villarruel. Casualmente, la vice compartió en redes un video en el que la comparan con la Mujer Maravilla.

La idea de Macri es seguir afinando una estrategia con Villarruel para limitar a Bullrich y Santiago Caputo. En el gobierno dicen que la ministra de Seguridad le está endulzando el oído al principal asesor del presidente con la fusión PRO-LLA, y cree que con su influencia podrá excluir a Macri. Por su parte, el ex mandatario hace lo propio con Milei, y le ofrece lealtad total a través de Santilli, Vidal, Ritondo y Dietrich.

Además de la debilidad política que tiene el gobierno tras la derrota con la Ley Ómnibus, Macri y Bullrich se quieren aprovechar de la falta de nombres que tiene Milei para ocupar los cargos en el gobierno. El presidente no pudo ni siquiera reemplazar a Guillermo Ferraro y tuvo que desguazar el ministerio.

Por admin