Por Dr Armando Coco

Si se dejara de hacer la cuarentena y se largara todo el mundo a la calle, el pico de la pandemia aparecería en dos o tres semanas probablemente. Sería muy alto y colapsaría el sistema de salud. 

Todo depende de las medidas que se tomen y de cómo las cumple la gente. Si la gente cree que el virus no existe, que es un invento, el pico va a llegar pronto, va haber más enfermos y más mortalidad seguramente. 

En el país, la letalidad no supera el 2,7 por ciento pero en Tres de Febrero es más del 4,2 por ciento. Eso quiere decir que el virus es más potente o que se llega más tarde al diagnóstico, o que la infraestructura no está bien preparada. 

No todos los kits de testeo tienen la misma validez. Hay muchas dudas con respecto a eso. Hay gente que le dio positivo y a los tres días le dio negativo con otro kit. 

Con esta temperatura, el coronavirus circula pero no tanto. Circularía mucho más si la temperatura bajara por debajo de los 20 grados de manera permanente. 

Traer enfermos de Chile sería el absurdo de los absurdos porque entonces sería importar enfermedades. Eso sería inexplicable.

La pandemia puede dejarles a los médicos inmunidad porque se habrán contagiado algunos y no se habrán enterado. Psicológicamente, todas estas situaciones dejan una carga porque el médico no es un pedazo de roca. Siente, piensa y sufre con el paciente también. Teniendo en cuenta el temperamento del médico, puede dejar secuelas. Pero lo importante es proveerle de los elementos necesarios. 

A veces se considera que es un gasto y no se tiene en cuenta que todo lo que se debe hacer en salud es inversión que va a favorecer a la gente, tanto al que presta atención como al que es atendido. 

Tendría que haber controles de las cosas que se le entregan a las personas que están trabajando en los equipos de salud. Eso existió toda la vida y va a seguir existiendo mientras no haya una Central responsable no solo de las cosas que compra, sino también en que el elemento que compra sea el adecuado siendo asesorado por gente que sabe y no comprando porque es más barato. 

La enseñanza que debería dejarnos esta pandemia es unirnos y trabajar todos para el mismo lado, porque si no, nos va a ir mal. Pero en Argentina eso es difícil. 

Tenemos que dejar de ser discriminadores. Los argentinos somos prejuicios. 

Ha habido gente durante las guerras que ha estado encerrada durante años. Han luchado y han tenido ánimo. Acá estamos encerrados con televisor, radio, internet, con posibilidades de caminar, alimentarnos, ¿y estamos angustiados porque no podemos salir? Seamos honestos. Hay que esperar y tener paciencia. Esto va a pasar. ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

Por Federico Esteban


Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *