Esta tarde, mientras se desarrollaba la segunda jornada de debate parlamentario de la Ley Ómnibus en el Congreso de la Nación, un descomunal operativo de fuerzas conjuntas entre Gendarmería, Prefectura y Policía Federal comandado por la ministra de seguridad Patricia Bullrich reprimió a los miles de manifestantes que se concentraron para repudiar la posible aprobación del proyecto de Ley. Algunos diputados exigieron la suspensión de la sesión mientras se desarrollaba una verdadera cacería en las afueras del Congreso. Más de 70 personas heridas con bala de goma y otras tantas alcanzadas con gases lacrimógenos y golpes. 20 trabajadores y trabajadoras de prensa heridas con bala de goma y al menos 7 manifestantes fueron detenidos. A pesar de la violencia desatada para aplicar el protocolo represivo, el debate continúa adentro del recinto y aparentemente puede extenderse hasta las 3am el momento de la votación. Por ANRed


Desde el mediodía del jueves se retomó el debate parlamentario de la Ley Ómnibus en la Cámara de Diputados en el Congreso de la Nación. En la segunda jornada continuaron las protestas en diferentes ciudades del país.

En Buenos Aires, en la Plaza de los Dos Congresos, miles de manifestantes pertenecientes a asambleas barriales, partidos de izquierda, organizaciones sociales, de Derechos Humanos, sindicales, estudiantiles, feministas, ambientalistas y culturales, se concentraron para repudiar la posible aprobación del proyecto de ley que impulsa el presidente de la Nación Javier Milei. 

En estas condiciones sesiona el Congreso de la Nación. Foto: Andrés Manrique (ANRed)

Tras hacerse públicas las irregularidades de los dictámenes sobre los cuales diputados y diputadas debatirán, aún así la segunda sesión continuó. En horas de la tarde un descomunal operativo de fuerzas conjuntas entre Gendarmería, Prefectura, Policía Federal  y de la Ciudad desplegaron su violencia reprimiendo a los manifestantes que permanecían frente al Congreso. Bajo la dirección de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich las columnas de gendarmes y policías avanzaron a los golpes, disparando balas de goma y arrojando gases lacrimógenos.

Más de 70 personas fueron heridas con bala de goma y otras tantas alcanzadas con gases lacrimógenos resultaron con quemaduras en la piel y ojos. Además dos personas como consecuencia de los golpes dos manifestantes sufrieron fracturas en la clavícula y una mano.  Por otro lado según información de la organización CORREPI 7 manifestantes fueron detenidos.

Según el relato de Corresponsales de ésta Agencia, ANRed, los efectivos arremetieron también contra la prensa agrediendo a periodistas mientras realizaban sus tareas de cobertura. Uno de los heridos fue nuestro compañero Nicolás Ramos quien recibió dos impactos de bala de goma. Así también colegas de TeleSisa, Telam y La Izquierda Diario. Al momento de cerrar esta nota eran, al menos, 25 las y los corresponsales que sufrieron heridas.

Pero el gas que se utilizó para reprimir generó daños de los que no se tenía recuerdo. Quienes sufrieron los gases ayer, todavía continúan con síntomas y coinciden con quienes hoy los recibieron en un ardor e irritación mayor a otras veces.

Desde el Sindicato de Prensa de Buenos Aires, SiPreBA repudiaron la actuación del operativo represivo. «Repudiamos la represión a la manifestación en el Congreso mientras se discuten reformas regresivas para la sociedad. Exigimos el cese a los ataques deliberados a trabajadores y trabajadoras de prensa que sufrieron impactos de bala de goma y gases lacrimógenos por hacer su trabajo» expresaron en redes sociales.

Mientras se desarrollaba la represión el bloque de diputados del Frente de Izquierda, junto con algunos legisladores de Unión por la Patria, se levantaron del recinto y recorrieron las calles y la plaza, dónde estaban los manifestantes.

Foto: Andrés Manrique (ANRed)

Mónica Frade (Hacemos Coalición Federal) dijo: «Les voy a hablar a mis compañeros de Juntos por el Cambio. A la 13:30 horas planteé que en las calles estaban pasando cosas y sabíamos que se iba a concentrar más gente en la plaza. Estábamos mirando las imágenes y no podemos admitir acá adentro que esté pasando lo que está ocurriendo afuera. No puedo admitir ver militarizado todo el contorno del Congreso. Es inadmisible que estemos viviendo hoy lo que estamos viviendo y que estemos sentados acá».

«Nos tiraron las motos encima. Esta es Patricia Bullrich al mando de la ciudad» dijo Myriam Bregman. «En este momento están avanzando sobre las asambleas populares de la calle llenándolas de gases y de palos» dijo Romina Del Plá.

Foto: Andrés Manrique (ANRed)

Sin embargo, el pedido de suspensión fue sometido a votación y fue rechazado, con voto mayoritario de los bloques de La Libertad Avanza, la UCR y el PRO. Posteriormente, la diputada Cecilia Moreau solicitó que Martín Menem intermedie para solicitarle a la ministra de Seguridad que se retire al «exceso de las fuerzas de seguridad».

La represión no cesó y alrededor de las 20hs el operativo avanzó con virulencia para intentar desalojar la Plaza e impedir el descontento popular.

En la ciudad de Rosario también hubo represión con detenciones de manifestantes. Seis personas fueron apresadas mientras realizaban una pintada.

Al cierre de esta nota continúa una tensa calma frente al Congreso. De la manifestación queda un cacerolazo autoconvocado. Las organizaciones sociales y políticas, y las asambleas barriales se retiraron. Mientras, en el recinto continúa el debate que tiene previsto extenderse hasta las 3 am, momento de la votación.

Por admin