Smata inició un plan de protesta por los múltiples despidos en las concesionarias San Jorge, propiedad del presidente de Huracán. Denuncian mal trato a los empleados y un “vaciamiento encubierto”. Aseguran que muchas indemnizaciones se realizaron con “cheques a largo plazo que luego rebotaban por falta de fondos”, algo similar a lo que pasa en el club de Parque Patricios con los sueldos de futbolistas y empleados.

No es el mejor año para Alejandro Nadur, presidente de Huracán. En los últimos días tuvo un nuevo dolor de cabeza debido a su manera de administrar. Esta vez no está involucrado en sí el club, sino la concesionaria San Jorge, de la cual es el principal accionista. 

En medio de una crisis para el sector automotor, Nadur decidió despedir a una veintena de empleados de una de sus sucursales, la de Adrogué  Es por esto que representantes del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor de la República Argentina (SMATA) se movilizaron, pero denunciando el posible vaciamiento de la empresa y un accionar peligroso: acusan a Nadur de emitir cheques sin fondo para pagar las indemnizaciones de los empleados que fueron despedidos.

Lo curioso es que ese “modus operandi” de emitir cheques a largo plazo que luego no podían cobrarse por falta de fondos es similar al que utilizó Nadur y por lo cual recibió una sanción en Superliga. Ya informó Doble Amarilla meses atrás, Huracán tuvo 13 cheques rechazados por falta de fondos en lo que va de 2019.

En declaraciones a Crónica TV, Ricardo Desimone, secretario de SMATA expresó: “Hace muchísimo tiempo que este hombre, Alejandro Nadur, se maneja como en los tiempos del siglo pasado, echa a la gente, da cheques a seis, siete u ocho meses que después no tienen fondos y los compañeros tienen que venir a cobrarlo acá”. Además, comentó que consideran un “peligro” las situaciones que ven, porque hay una “especie de vaciamiento” en la empresa.

Los despidos son sin justa causa, no se atiende a la organización, ni a los delegados, ni a los compañeros gremiales”, cerró Desimone. Lo que cuentan desde SMATA parece ser también otra característica de Nadur. En Huracán, lo padecieron los empleados de UTEDYC, quienes denunciaban maltrato, falta des respuestas y hasta pacos con valores que luego no podían cobrar. 

Las protestas en las concesionarias Chevrolet de Nadur seguirán, pero podrían extenderse. Según pudo saber Doble Amarilla, los empleados hasta evalúan hacer una volanteada en la previa del próximo partido de Huracán en las cercanías del Ducó.

Es cierto que esta situación se da en un contexto adverso para el mercado automotriz. El patentamiento de autos tuvo en septiembre una caída del 19,42% respecto de agosto, según Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA). El patentamiento en septiembre fue de 35.781 unidades y el acumulado de los nueve meses transcurridos del año alcanzó las 379.641 unidades. Esto representa un 44,69% de caída en la producción de autos en Argentina (datos de ACARA).

Pero no todo queda en el desplome del sector: Nadur parece abrir el paraguas frente a un cambio de época. Los principales negocios del presidente del Globo fueron en las licitaciones para compra de vehículos tanto en la Ciudad de Buenos Aires como de la Nación de la mano del macrismo. Ahora, además de atender los cruces con los empleados del club y el gremio Utedyc como ya le ha pasado, Nadur tendrá que prestarle especial atención a los trabajadores de su empresa familiar y a otro gremio, Smata, organización que no tuvo reparos en remarcar los manejos irregulares que parecen ser comunes en su estilo de trabajo. 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat