El referente de la CTEP cercano al kirchnerismo le presentó un libro grueso con 7 ejes temáticos con propuestas de campaña al equipo de coordinación técnica del Frente de Todos. Cómo impacta el factor Grabois de cara a octubre. ¿Qué es el “Plan del Buen Gobierno” que acercó a las oficinas de la calle México?

Juan Grabois se convirtió en las últimas semanas en uno de los hombres que más dolores de cabeza le causaron a Alberto Fernández. En un comienzo fue por la propuesta de reforma agraria que generó la respuesta y el rechazo un amplio sector del oficialismo. Después las imágenes de un grupo de militantes de la CTEP que irrumpieron con protestas en centros comerciales de la Ciudad de Buenos Aires que el mismo Grabois se encargó de desligarse de inmediato.

Sin embargo, a pesar de los idas y vueltas y las opiniones encontradas que tienen cerca de Alberto Fernández, Grabois es hoy un dirigente de buena llegada al Frente de Todos. Tanto que en las últimas horas presentó un proyecto con el título de “Plan para el Buen Gobierno” en el que introduce con detalles una serie de propuestas para una eventual gestión de Alberto.

“¿Adquisición de tierras? ¿No dice expropiación?“, le preguntó con sorna el jefe de los equipos técnicos de Alberto Fernández, Nicolás Trotta a Juan Grabois. “Ojo que puede ser por compra o expropiación”, le respondió el dirigente de la CTEP que, “a pesar de sus formas”, un sector del albertismo considera “un hombre sensato”.

El cuaderno lo recibió uno de los dos coordinadores de los equipos técnicos de Alberto Fernández, Nicolás Trotta, en una reunión que tuvieron el lunes en la sede de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) en Monserrat. Fuentes del Frente de Todos aseguran que la reunión fue en buenos términos y que ellos se encargaron de darle una cálida reunión de contención al líder de CTEP.

La carpeta que Grabois presentó es un trabajo compuesto por 7 ejes temáticos en el que se abordan los principales temas de los que cree que debería ocuparse el equipo de campaña de Alberto Fernández. Los nombres de los capítulos son “Tierra”, “Techo”, “Trabajo”, “Educación”, “Comunicación”, “Ambiente” y “Justicia”.

Algunos de los títulos de los programas son, por ejemplo, en el eje “Educación”, “Fortalecimiento de las Escuelas de Organización Comunitaria y Economía Popular”; en el de “Comunicación”, uno llamado “Fortalecimiento e impulso de la Comunicación Comunitaria” o “Acceso a Internet en Barrios Populares”; en “Ambiente”, “Uso Recreativo del Riachuelo”. Por último, en el eje “Justicia” tituló dos capítulos bajo el nombre de “Acceso a la Justicia para Sectores Populares y Vulnerables” y “Control popular de las fuerzas de seguridad”.

La estrategia del equipo del Frente de Todos es estudiar y analizar las principales propuestas con los 26 integrantes de la mesa técnica -liderados por Trotta y la ex senadora del Frente para la Victoria Virginia García- y reunir dentro de dos semanas los equipos del Frente Patria Grande de Grabois y a los de Alberto Fernández para definir qué harán con ellas.

«Grabois es la Lilita nuestra, puede decir lo que quiera pero tampoco representa el pensamiento de Alberto», aseguró una fuente que integra el círculo íntimo más cercano al candidato del Frente de Todos, horas después de que el dirigente presentó un video en el que proponía la expropiación de 50 mil parcelas de tierra para entregárselas a pequeños productores.

Las opiniones en el centro de comando de la calle México se encuentran divididas en torno a Juan Grabois. Por un lado están los dirigentes que aseguran que Grabois es un dirigente extremista con formas llamativas y atractivas, pero “que le hacen el juego al macrismo” y otros que es un hombre sensato con ideas para escuchar pero que, bajo ningún punto de vista, representan las ideas de campaña del Frente de Todos.

«La diferencia entre Grabois y Carrió es que es una mala persona y Grabois no», dice de forma tajante uno de los 26 integrantes de la mesa técnica que se encargará de aprobar o no las ideas del referente de CTEP en las próximas semanas. Mientras tanto, la política argentina se posiciona de un lado y del otro del piquetero.


Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat