Realizaron una protesta ante la falta de pago. En plena segunda ola los trabajadores vienen sobreviviendo con un pequeño porcentaje de su salario mientras el grupo Midas que gana millones con el juego les pide que sigan esperando.

Al mediodía del miércoles un grupo de trabajadores autoconvocados del Bingo de Caseros del Grupo Midas se encontraron en la avenida San Martín. Con carteles en mano llamaron la atención del barrio en la búsqueda del apoyo vecinal. El reclamo es muy simple, recibir el salario que les corresponde.

La respuesta del millonario grupo Midas, beneficiada por el plan REPRO con el que el Estado asume parte de la responsabilidad empresarial del pago de salario, fue: esperar. Los trabajadores que dependen de su salario para vivir, mantener sus familias y alquileres deben esperar. A la par de la política empresarial, tanto el sindicato gastronómico como el sindicato de trabajadores de juegos de azar apuestan a una espera pasiva frente a una patronal que históricamente juega con la vida y el hambre de sus empleados.

Queda claro que poco importa a las empresas las situaciones que debemos afrontar los trabajadores frente a esta crisis social, por eso es que desde abajo los trabajadores se unen para encontrar una respuesta a sus necesidades más básicas, siendo que los salarios que perciben son realmente de miseria.

Fuente: La Izquierda diario

Por

Abrir chat