Después de seis años de proceso y diez de tortura, suspendieron la primera audiencia del juicio oral donde el único imputado, Javier Ronco, reclama justicia.

El 13 de marzo de 2020 estaba programado el comienzo del juicio por el asesinato de Carlos Rodríguez y María Martini, ocurrido hace doce años y del cual Javier Ronco es el único imputado. Sin embargo, a falta de poco tiempo para darle inicio a la sesión y sin explicación aparente, se decidió que el acto judicial se postergara para el día lunes.

Ronco, durante una entrevista radial, brindó más detalles de la extraña secuencia que vivió el viernes pasado: “A mí me sacaron a las 12 del mediodía para llevarme a la ciudad de La Plata, me metieron en una celda de espera y cuando me vinieron a buscar para ir al juicio, hicimos cinco pasos y me avisan que lo habían suspendido. Está reprogramada para el lunes, pero hay que entender que estaban los testigos, la familia, que tiene que recordar lo que les ocurrió a sus seres queridos después de tanto tiempo de dolor. Es algo bochornoso”, comenzó su relato el acusado.

“No sabemos de quien es la responsabilidad puntual, pero nuevamente ocurrió un manoseo que afecta a todos los intervinientes. A nosotros, porque hace seis años que estamos esperando el proceso para tratar de demostrar nuestra inocencia, pero fundamentalmente a la familia de Carlitos y María y también a la mía, que estuvieron desde muy temprano esperando a que empiece el juicio”, explicó lamentándose quién fue amigo de Carlos Rodríguez.

Ronco fue detenido luego de que el fiscal Tomás Moran quedara a cargo de la investigación y le atribuyera el doble asesinato. Más adelante, en el año 2014, denunció a Morán por haberle exigido dinero a cambio de dejarlo en libertad, situación que recordó durante la entrevista: “Así como él me presionaba para sacarme plata, también presionaba a las víctimas, a los padres y hermanos para que impulsen el proceso y así justificar más la presión hacia mi persona. Atrás de estas ineficacias y de los abusos que cometen los fiscales como Morán, que hoy está demostrado porque está detenido, hay personas que sufren consecuencias casi trágicas”, explicó el acusado, quien afirmó que le arruinaron la vida a él y a su familia: “No pude ver crecer a mis hijos ni acompañarlos en ningún momento, ellos eran muy chiquitos cuando me detuvieron  y crecieron con su papa preso”, se lamentó.

Finalmente, en el cierre de la entrevista, el único imputado por el doble homicidio resaltó: “Soy completamente inocente, nunca cometí un hecho de esta naturaleza. Yo tenía un gran aprecio por Carlitos y María, pero creo que lamentablemente en este proceso no va a ser posible que se descubra la verdad. Si me absuelven quizás sea un paso atrás para la familia de las víctimas, pero es el único camino para que el proceso oriente hacia los verdaderos autores, y creo que en eso deberíamos estar todos unidos”, sentenció Javier Ronco.

Escucha la entrevista

Por: Redacción de Unión de Radios.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *