Se confirmó el juicio por estafas en esa provincia. Un juez rechazó el planteo de los abogados defensores y se despeja el camino para el proceso.

Se confirmó el juicio por estafas contra Edgar Adhemar Bacchiani, propietario y CEO de la empresa Adhemar Capital. Conocido como el “Trader Divino”, el empresario de 47 años enfrentará un proceso en el que se lo acusa de perpetrar 50 estafas contra inversores locales.

Se trata de personas que confiaron grandes sumas de dinero bajo la promesa de obtener rendimientos significativos en pesos o dólares, mediante la inversión en criptomonedas o fondos de inversión. Algo muy común en esquemas de este tipo.

Bacchiani, que tiene similares acusaciones en otras provincias, permanece detenido en el Penal de Miraflores, ubicado en Catamarca. Allí se lo investiga por los delitos de lavado de activos, estafa e intermediación financiera.

Solo en esa provincia, se estima hay unas 1.800 víctimas. En su ciudad natal, San Fernando del Valle de Catamarca, Bacchiani dejó un rastro de reclamos por parte de ahorristas locales de diversos estratos socioeconómicos.

Caso Adhemar: cómo operaba

El derrotero de engaños se extiende por cuatro provincias. Hay denuncias contra Bacchiani en Catamarca, La Rioja, Córdoba y Tucumán. El abogado tucumano Alfredo Aydar, representante de unos 400 damnificados, tiene potenciales clientes en Buenos Aires, Mar del Plata y otros puntos del país.

Al inicio, algunos inversores obtuvieron ganancias astronómicas, lo que llevó a otros a vender propiedades y utilizar sus indemnizaciones laborales, solo para encontrarse al final con las manos vacías. Muchos, de acuerdo a lo manifestado por Aydar, se están animando ahora a realizar las denuncias.

Bacchinni junto a un auto importado, una foto clásica entre los traders de internet

Bacchinni junto a un auto importado, una foto clásica entre los traders de las redes

“En algunos casos sienten vergüenza por haber caído en una trampa. Desde afuera, la gente piensa que siempre le pasa a otro. Pero estamos hablando de muchas víctimas que fueron aconsejadas por familiares o amigos. Que, además, vieron como gente cercana realmente ganaba dinero, hasta que explotó la burbuja”, detalla el abogado a iProUP.

 Aydar confiesa que tiene consultas de gente que perdió la friolera de u$s300.000 y más: “Eran operaciones normales. Al lado de Bacchiani, Cositorto es Heidi“, sentencia.

Algo parecido se replicó en San Miguel de Tucumán, donde Bacchiani estableció sucursales de su empresa, “Adhemar Capital”. Bajo un esquema de tipo Ponzi o piramidal, utilizando criptomonedas y otras inversiones de alto rendimiento y riesgo, Adhemar Capital atrajo a cientos de inversores.

Inicialmente, los ahorristas recibían los pagos prometidos mensualmente, pero enfrentaron dificultades al intentar recuperar su capital. Cuando comenzaron los incumplimientos, estas dificultades se volvieron insuperables debido a la creciente desconfianza.

Caso Adhemar: como sigue el caso

En febrero pasado, el juez Peralta confirmó la jurisdicción local sobre las estafas cometidas en Córdoba, a pesar de la solicitud de declinación presentada por la Justicia federal catamarqueña. El magistrado cordobés respaldó la investigación de la fiscalía, que desde un principio sostuvo que las estafas en Córdoba debían investigarse allí.

“El acusado se habría valido de los resultados exitosos de las primeras operaciones, lo cual brindaba confianza a potenciales inversores. Gente que era, a su vez, invitada por quienes ya eran sus clientes. Un incontrastable esquema piramidal“, comenta a iProUP Carlos Nayi, abogado querellante que representa a 120 personas.

Adhemar Capital prometía rendimientos de hasta 22% anual

Adhemar Capital prometía rendimientos de hasta 22% anual

“Movido por un afán de lucro ilegal, Bacchiani perpetró un delito contra la propiedad al captar fondos de particulares bajo la promesa de invertir en criptomonedas y fondos de inversión, ofreciendo retornos extraordinarios a sabiendas de la naturaleza volátil de estas operaciones“, agrega la fiscal Valeria Rissi, investigadora que resistió el intento por quitarle la causa.

En agosto de 2023, Rissi elevó el caso a juicio oral y público. Ahora, el juez José Peralta rechazó la oposición de la defensa, después de haber rechazado previamente la solicitud de declinación de competencia del Juzgado Federal N° 1 de Catamarca.

En la provincia de Catamarca, donde Bacchiani está bajo prisión preventiva por la causa de Rissi y otras pendientes, la fiscalía cordobesa también está investigando otras estafas, sumando un total de 200.

Fuentes judiciales indican que se está investigando el destino de las “billeteras virtuales” que manejaba Bacchiani, con el objetivo de identificar posibles cómplices en estas maniobras fraudulentas, ampliando así la investigación sobre el “Trader Divino”.

Caso Adhemar: el error que cometió

La empresa del otrora crack del trade con criptomonedas ofrecía tasas de entre 12 y 22% mensual y, dependiendo del monto, podía llegar al 50%. En enero de 2022, el Banco Central pidió a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) que investigue a la firma Adhemar Capital.

Sospechaban que estuviera desarrollando una estafa piramidal bajo la fachada de supuestas inversiones en criptomonedas. Pero ssa solicitud no fue casual, se originó en una denuncia de los gobernadores de Catamarca, Raúl Jalil (uno de sus hermanos tiene dinero en Adhemar), y de La Rioja, Ricardo Quintela.

El hermano de Raul Jalil (foto), gobernador de Catamarca, sería una de las víctimas

El hermano de Raul Jalil (foto), gobernador de Catamarca, sería una de las víctimas

Los tentáculos del esquema establecido por Bacchiani no discriminaron entre un ahorrista de a pie y familiares de políticos importantes.

Eso le costó al empresario ahora preso ser objeto de una rigurosa investigación que en la actualizada lo enfrenta a un juicio confirmado en Córdoba y potenciales procesos en otros lugares del país.

Por admin