El gobierno libertario que encabeza Javier Milei no duda en producir escándalos con países hermanos. Se peleó con Lula da Silva, presidente de Brasil, a China los trato de sucios comunistas, con el presidente de Colombia, Gustavo Petro, al que llamó “terrorista asesino”, con Cuba a que recientemente se sumó al bloqueo de Estados Unidos sobre la isla y ahora con el gobierno español.

Todo comenzó cuando el ministro de Transporte español en una charla con militantes de su país cuestionó a Trump o a Milei. Allí dijo que “Hay gente muy mala que, siendo ella misma, ha llegado a lo más alto” y puso como ejemplo al mandatario argentino. “No sé si tendrán asesores. Yo creo que no escucha mucho”, señaló y completó: “Yo he visto a Milei, cuando salió no sé en qué estado y previa a la ingesta o después de la ingesta de qué sustancias, pero salió a decir aquello. Yo dije: ‘Es imposible que gane las elecciones”.

Hasta aquí criticable, pero el presidente Milei en una nota oficial atacó ferozmente al Pedro Sánchez, jefe del gobierno español. “La Oficina del Presidente repudia las calumnias e injurias formuladas por el Ministro de Transporte y Movilidad Sostenible de España, Óscar Puente, contra Javier Milei”. Y en esa línea, metió al gobierno español: “El gobierno de Pedro Sánchez tiene problemas más importantes de los que ocuparse, como las acusaciones de corrupción que caen sobre su esposa, asunto que lo llevó incluso a evaluar su renuncia”. Y agregó: Por el bien del Reino de España, esperamos que la justicia actúe con celeridad para esclarecer semejante escándalo de corrupción que afecta directamente la estabilidad de su Nación y, por consiguiente, las relaciones con nuestro país”.

Más allá de utilizar fake news contra la mujer de Sánchez, el gobierno fustigó al gobierno socialista al plantear que “ha puesto en peligro la unidad del Reino, pactando con separatistas y llevando a la disolución de España; en riesgo a las mujeres permitiendo la inmigración ilegal de quienes atentan contra su integridad física; y en peligro a la clase media con sus políticas socialistas que solo traen pobreza y muerte”. 

El gobierno español está mañana respondió con dureza al gobierno argentino y con altura: “​El Gobierno de España rechaza rotundamente los términos infundados del comunicado emitido por la Oficina del Presidente de la República Argentina,​ que no se corresponden con las relaciones de dos países y pueblos hermanos”, señala el comunicado de la Cancillería española que subió a su web. Luego señala: “El gobierno y el pueblo español seguirán manteniendo y fortaleciendo sus lazos fraternales y sus relaciones de amistad y colaboración con el pueblo argentino, voluntad compartida por toda la sociedad española”.

Mientras agredimos a todos los países hermanos, el presidente continua organizando viajes para encontrarse con amigos, ninguno oficial, para recibir abrazos de grupos de extrema derecha. En las próximas horas volverá a Estados Unidos a una reunión con empresarios, luego de haber viajado a ver a su amigo Elon Musk con un costo de 37 millones de pesos que pagamos los argentinos, y ahora lo hará en el avión presidencial. Luego, el 18 y 19 de mayo irá al Festival Viva que organiza Vox,el extremista partido de derecha español, de su amigo Santiago Abascal.

Por admin