Con órdenes de servicio policiales que no se cumplen, y que sólo representan un formulismo administrativo para justificar lo injustificable, el jefe de la Estación Departamental de Policía de Seguridad de Tres de Febrero seguía hoy resistiendo las órdenes judiciales para impedir el vuelco de desperdicios en varios de los microbasurales activos ubicados en las calles: Santiago del Estero, entre Hugo del Carril y Guatemala. Pasaje Madrid, entre Primera Junta y Dr. Rosella. Firpo y París. Gabino Ezeiza y Hernán Cortés, entre otros.
A pesar de que la orden judicial de la juez de Paz interviniente por las faltas provinciales es clara, el jefe máximo de la policía de seguridad local policial sigue hoy desoyendo la advertencia judicial, y respondiendo con más zonas liberadas.
En Pasaje Madrid, entre Primera Junta y Dr. Rosella, por ejemplo, esta mañana, en medio de la basura, apareció un coche que desconocidos incendiaron durante la noche. Señal que los delincuentes saben que por ese lugar las patrullas no pasan; o pasan pero no muestran una actitud positiva frente al delito y las contravenciones.
Por otro lado, vecinos de la zona afirma que también a pocos metros del microbasural se venden drogas, e incluso hace unos días un malviviente con un rifle de aire comprimido disparó y destruyó algunas luminarias, convirtiendo el lugar en una verdadera “boca de lobo”.
Pero eso no es todo. El intendente Valenzuela, que recibió la misma orden judicial que el máximo jefe policial local, sólo se limitó a crear una patrulla Ecológico que hasta el momento no tuvo resultados positivos.
Pero lo cierto es que en Santiago del Estero, entre Hugo del Carril y Guatemala, los contraventores vuelcan desperdicios frente a las cámaras de seguridad municipales cuyos operadores por lo visto transitan sin sobresaltos por el camino del encubrimiento.
Sin duda, en los sectores indicados por la juez de Paz interviniente para terminar con el vuelco ilegal de desperdicios, no se ve ningún mejoramiento en las condiciones físicas de los lugares; ni reparación de luminarias, ni cartelería preventiva, y menos aún la recolección diaria de los residuos depositados y que forman montículos.
Por lo visto, en Tres de Febrero, las órdenes judiciales no se cumplen, y las zonas liberadas siguen siendo la cara más visible de una política de seguridad ausente en los barrios más desfavorecidos del partido que han quedado en manos del crimen organizado.
Fuente Mi Periodico
Foto: Mi Periodico

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *