El ex titular de la dirección de Cultura en Tres de Febrero, Roberto Zurra, dialogó con el programa “A MI MANERA”, que se emite por FM 88.9, y contó su trabajo en el ámbito cultural entre 2007 y 2015. Asimismo, cuestionó la gestión actual ya que consideró “bastante abandonada a la cultura”.

Veo bastante abandonada a la cultura en Tres de Febrero y no por la pandemia, sino desde hace mucho antes.

La cultura es la actividad artística vecinal. Y la dirección de Cultura de cada municipio se encarga de promover la actividad artística de los vecinos y de las entidades intermedias.

El Estado municipal debe auspiciar todas las actividades que haya en el marco privado e intermedio y debe crear una actividad propia a ese nivel de auspicio de las actividades culturales.

El Estado no es más que una sociedad de vecinos. Por eso el tema cultural no debe ser soslayado.

Cuando logramos convencer al intendente Hugo Curto de que los gestores culturales no eran todos zurdos o antiperonistas y que había que avanzar en la cultura, fue un boom que para nosotros fue inolvidable.

Cuando me convocó el intendente Curto, en el 2007, para que me hiciera cargo de la dirección de Cultura, el Estado municipal no había editado nunca un solo libro de los escritores de Tres de Febrero.

Lo primero que hicimos fue crear la sociedad de escritores y un programa de cultura.

Entre 2007 y 2015, cuando me retiré, publicamos 200 libros. Publicamos, presentamos y auspiciamos porque había un presupuesto municipal destinado a la edición de libros o al auspicio. De la misma manera, creamos infinidad de actividades, creamos la oficina de letras o la oficina de teatro.

Nosotros insistimos en la Municipalidad que comprara el Paramount.

Cuando llegué a la dirección no implanté un equipo nuevo pero lo que sí hice fue convocar en aquellas áreas que no estaban creadas en la Municipalidad a los mejores en cada disciplina para poder empujar el carro y hacerlo creíble para comunidad y fue un éxito.

Después algunos, por intereses personales o económicos, se fueron alejando de mi esfera y me fui quedando prácticamente solo. Entonces renuncié y me fui.

El Gobierno, lamentablemente en el 2015, empezó a desarmar todo lo que yo había armado. Y después vino el gobierno liberal que terminó por romper todo. Hoy, Cultura es un cachivache impresentable. Siguen precarizando al personal como sucedía antes.

Yo planifiqué la construcción de la sede de la nueva escuela de música de Tres de Febrero. Se había conseguido el dinero para hacer eso pero después al intendente Curto se le ocurrió hacer la sede en el playón, sede a la que yo me opuse categóricamente. El playón es una obra faraónica porque el escenario que hicieron es necesario únicamente para meter diez mil personas y esa cantidad la traés con números consagrados, los cuales te cobraban 300 lucas. Entonces a la Municipalidad le costaba una fortuna, lo que a mí me pareció innecesario.

El intendente Curto no era un intendente más. Tenía una personalidad que hacía que en el ámbito provincial se lo respetara. Tengo que agradecerle que me haya convocado y me haya escuchado.

El funcionario municipal que no dedique todos los días de la semana, todas las semanas del mes y todos los meses del año a la función, se tiene que ir. Uno tiene que estar al servicio de la gente. Escucha la nota completa

Por Federico Esteban

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *