En diálogo con el programa “EL MENOS COMÚN DE LOS SENTIDOS”, que se emite por FM 88.9, Ricardo Coco Niz contó su historia de vida como indigente y la forma en que logró salir adelante a través del cooperativismo.

El mérito de redireccionar nuestra vida no depende tanto de los programas políticos, sino que depende mucho de la iniciativa personal.

Soy huérfano, me crié en un colegio de curas y me escapé de ahí porque la educación de antes era a los garrotazos. Antes eran reformatorios, no eran colegios. Aprendí a los garrotazos, aprendí a no robarle las cosas a la gente pero si robarles la voluntad. 

En la Ciudad, no tenía trabajo, tuve que reciclar mi vida por primera vez y en ese reciclaje humano tuve que decidir si convertirme en un delincuente, en un indigente o en una herramienta útil, primero para mí, porque si no te empoderás y no podés estar mínimamente saludable, aprender algo en ese reciclaje para redireccionar tu vida. Decidí que delincuente no iba a ser, indigente sí. Y con ese espíritu de indigente, salí a revertir la situación de adversidad.

Cuando estaba debajo del puente Juan B. Justo cayó Juanita, una señora que daba catequesis y me invita a ir a la escuela. Yo le dije que era grande y no podía ir a la escuela. Una de las cosas que no me permitía ir a la escuela era mi enorme ignorancia. No me daba cuenta el alimento que necesitaba para proponerme opciones en la vida.

Fui a segundo grado nada más pero me voló la cabeza. Empecé a ver opciones por todos lados, me nacieron iniciativas y así encontré una revista que hablaba de cooperativas. Y me enamoré de la herramienta de las cooperativas porque interpreté que un indigente como yo podía proponerse convertirse en contribuyente. 

Como era cartonero, me convertí en promotor ambiental del medio ambiente. Y me propuse llevar adelante una opción de trabajo en formato de cooperativa. Así nació la cooperativa de trabajo CorreCaminos. 

Buscaba un ideal de trabajo donde pudiera ganarme el respeto de la comunidad. Se me ocurrió pedir ayuda ofreciendo ayuda. Entonces ofrezco el discurso de CorreCaminos que hace desaparecer el concepto de basura en nuestro léxico y aparece el pos consumo para ser coquetos, el recurso y el cuidado del medio ambiente y sobre todo la responsabilidad. 

Somos una de las cooperativas más prestigiosas del país. Estamos llenando un protocolo para ser proveedores de las empresas más importantes del país. 

Somos una cooperativa que enamoró a la comunidad con una propuesta de trabajo. Y ahora, como objetivo para dejar una verdadera huella en este planeta, quiero replicar la cooperativa por cinco mil en todo el país. 

A la basura la veo como un tesoro. 

Nacimos con la firme convicción de transformar nuestra realidad y darnos cuenta que el problema era nuestro. Si uno tiene iniciativa y empieza a creer en uno, crece la autoestima. El primer sueldo de un cooperativista es el abrazo y una sonrisa. Acá invitamos a trabajar para asumir responsabilidades. 

El camino del delito es una decisión personal. No nos podemos convertir en delincuentes porque es crucificar a toda la familia a quedar abandonada. Es tomar el camino del facilismo, porque hay trabajo. ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA.

https://www.mixcloud.com/UnionDeRadios889/entrevista-ricardo-coco-niz/
https://www.youtube.com/watch?v=yi3977cSbyQ

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat