En diálogo con el programa “A MI MANERA”, que se emite por FM 88.9, la abogada y ex directora del IPS Regional, Patricia Quevedo, contó el estado de situación del conflicto que aun mantienen los empleados de la pizzería “Ottonelli” con los responsables del negocio.

Venimos en un derrotero de hace unos cuantos meses desde que comenzó la pandemia. El año pasado ya veníamos con un inconveniente para cobrar los sueldos. Cada tanto se les dejaba de pagar a los chicos. Son doce familias las que dependen del lugar. Y con el comienzo de la pandemia, cerró definitivamente la señora Alicia Dora Sánchez, quien quedó al frente de la pizzería después del fallecimiento de su esposo y a partir de ahí comenzaron todos los problemas.

Tuvimos tres audiencias en el Ministerio de Trabajo de Tres de Febrero y nunca logramos encontrar a la señora responsable. Fue cambiando de dirección pero jamás, en todo este tiempo, pudimos verle la cara. 

Los chicos decidieron lamentablemente, porque no era la solución que querían tomar, pero ella también tienen que mantener sus familias, volver a explotar ellos la pizzería y están trabajando como pueden. 

Estamos un poco desesperanzados porque no tenemos un interlocutor válido para llevar adelante alguna negociación. Pero sí estamos abiertos a cualquier propuesta. 

Cuando los chicos ingresaron a trabajar se dieron cuenta que se habían llevado casi la totalidad de las cosas. No sabemos quién, la limpieza estuvo a cargo de los dueños. No podemos afirmar quién en plena cuarentena, con todas las restricciones que tenemos, vaciaron un local de esa forma. 

La Municipalidad llamó para facilitar el acceso al Ministerio de Trabajo pero no hizo más que eso. El único que apoyó a los chicos fue el sindicato de Pasteleros. Esta gente está sola y expuesta a todo lo que estamos viviendo, son chicos que tienen que salir y están expuestos a enfermarse en cualquier momento. 

 

Los chicos lo que quieren es trabajar, con lo cual el encuadre que se le dé no va a ser lo primordial. 

Los propietarios del inmueble no son ajenos a esta situación, tenemos una denuncia penal porque hay un delito de usurpación supuestamente. 

El cierre de la pizzería no tiene nada que ver con la pandemia. Los problemas habían comenzado el año pasado por lo cual la pandemia les vino como anillo al dedo. 

Los chicos siguen manteniendo la calidad de las pizzas y empanadas, siguen manteniendo el amor con el que se hacían las cosas, porque es parte de su vida todo eso. ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *