Por Hugo Bertone.

Los antagonismos extremos conllevan una enérgica carga de violencia mediante la vehemencia que en muchas oportunidades, rivales, competidores en un raid casi sin sentido, expresan a través de sus costados mas difíciles, enmarcando una lucha conspicua que nos acerca a la reflexión aquella del Martín Fierro de Hernández, en referencia a quien ejercerá dominio, si nos dividimos entre nosotros mismos.

Esas frecuencias tan dispares, en una paradoja singular de defensa a un ideal o líder de construcción política, y el vació que queda como lastre de una lucha que favorece siempre al poder reinante, refleja esta obra que con singular característica, forjada desde la exacta pluma de Osvaldo Soriano, escritor que con virtud, reflejo diversos matices de nuestra sociedad en sus trabajos y desde el desarrollo de un guion adaptado con capacidad por el gran Roberto Cossa y la dirección dinámica y conductiva del relevante Hector Olivera, nos mostraran un fresco de un momento sombrío de nuestra historia, la antesala al terrorismo de estado y todo aquello que sobrevendría en pos de instaurar un régimen dictatorial.

La historia se centra en la tranquila localidad de Colonia Vela, lugar de ficción, perdido entre la inmensidad de alguna provincia, a principios de los años ’70.
En la pasividad de la localidad,se desata una feroz lucha entre facciones de derecha e izquierda de una popular linea política, que trae aparejadas imprevistas y trágicas consecuencias para todos los habitantes del pueblo.

Significativo es el lugar en el cual se desarrolla la narrativa.
Un pueblo olvidado y perdido,casi como metáfora de aquel pais(Argentina potencia) que comienza a mostrar los síntomas de una devastación a suceder, de la mano de las luchas internas divisorias y taciturnas.
La violencia ocupa el trono central. Todos discrepan, apuntan a poseer la verdad, afirman dar “la vida por Perón”,levantando la consigna “Perón o muerte”.
Asi entre pasos tragicómicos el grotesco sobreviene, y 24 horas de un combate se transforma en un absurdo,ambas facciones improvisan.
La lucha no se inserta en la vida cotidiana del pueblo,quienes se constituyen como los grandes ausentes, espectadores silenciosos del antagonismo y la locura reinante.

Existe algo relevante para comprender el lineamiento, la estructura del film:

La Doctrina de Seguridad Nacional se impuso sistemáticamente en las décadas de los años 60, 70 y 80.
Fue una política exterior de los EEUU que adquirió una dimensión global, con la intención de bloquear al mundo Comunista, generando acuerdos con la parte militar de cada region,particularmente en América Latina.

Esta” Seguridad nacional” destruia la política interior y exterior,logrando así que todo conflicto puertas adentro, sea interpretado como “infiltraciones Marxistas”.

Podemos observar este lineamiento en la intención de la arenga del comisario del pueblo en la obra :”tenemos que terminar con el enemigo apátrida y Comunista en Colonia Vela”…

A partir de advenimiento democrático, surgen grandes obras cinematográficas, de amplitud a la hora de canalizar y dar a conocer conflictos mediante el arte, que de modo censura, se habían arrojado al hueco de la oscuridad de ideas y pensamientos, siendo “No habrá mas penas ni olvidos” uno de sus mas elevados estandartes.

Su elenco es de antología.
Federico Luppi, Ulises Dumont, Rodolfo Ranni, Víctor Laplace, Miguel Ángel Solá, Lautaro Murúa, Arturo Maly, Julio De Grazia, Héctor Bidonde, Graciela Dufau, Patricio Contreras, seleccionado de oficio y compromiso, nos introduciran hacia un entretenimiento de reflexion y analisis puro de nuestras características, con un dinamismo extremo y orientando a la vuelta del cine costumbrista.

El titulo del film, proviene de los versos finales de una simbólica canción tanguera.
De representación exacta, de nostalgia milagrosa, de ser y simiente, pese a tantos dolores concebidos.

Tan solo erradicando el olvido, teniendo memoria, de seguro cada día un pesar menos sostendríamos.

Y el querido Gordo Soriano, esté donde esté, sentirá sobremanera que su misión, estaría cumplida.

http://www.udr.com.ar/

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *