El domingo 5 de enero ocurrió un hecho totalmente lamentable para el distrito de Tres de Febrero. David Esteban Melo, padre de tres chicos de 20, 10 y 5 años, murió ahogado en una de las piletas del CEDEM (Centro Deportivo Municipal).

Karina y Maximiliano, esposa y amigo del fallecido, pasaron por La Radio Junto a Vos, programa que se emite por FM 88.9, para contar su versión del episodio y todo lo que tuvieron que atravesar posterior a lo ocurrido.

“Ese domingo él fue a pasar el día a la pileta del CEDEM con los chicos, mi nene de 10 años y la nena de 5”, comienza el relato Karina. “Pasado el mediodía, me avisan que David había sufrido un accidente en la pileta y, cuando lo sacaron, prácticamente ya estaba fallecido. Apenas me enteré fui derecho al Hospital Carrillo pero lo encontré sin vida”, recuerda la esposa del difunto.

Según explica el comunicado de la municipalidad de Tres de Febrero, “estaban presentes empleados municipales, el cuerpo de guardavidas y el servicio médico del complejo, que le dieron intervención rápida al SAME, el cual arribó al lugar de inmediato y procedió con el correspondiente traslado del paciente”. Sin embargo, Karina narra una versión diferente de los hechos: “Me dijeron que había mucha gente y pocos bañeros, pero que ellos no estaban muy atentos. A David lo encontró un nene que estaba en el fondo de la pileta y me llegaron los comentarios de que lo sacó la gente. Mi hijo de 10 años estaba ahí junto con él y me dijo que no lo sacaron, ni salvaron a su papá”, cuenta de forma desgarradora. “La ambulancia del SAME tardó 50 minutos en llegar al lugar y, de todas maneras, esta ya tendría que estar en la puerta del establecimiento, porque si le llega a suceder esto a un niño ¿Qué pasa?”, opina con bronca y frustración por todo lo sucedido.

Luego del hecho, la familia de Melo intentó conseguir una reunión con el intendente del partido, Diego Valenzuela, pero, según relata Karina, no recibió atención alguna: “Hace 15 días pedí hablar con el intendente porque tuvimos un problema con la cochería y no podíamos pagarla, pero nunca nos recibió, ni siquiera me llamó para dar las condolencias o preguntar si los chicos necesitaban algo. Después, la Municipalidad se hizo cargo del inconveniente con la casa de sepelios, pero no pudimos ver a Valenzuela”, explica la viuda.

A pesar de que no consiguieron tener contacto con el intendente, Fernando Ramos, su secretario, los atendió luego de una marcha que realizaron hacia la Municipalidad: “Le pedí si me podía ayudar y él me mandó a Acción Social, a buscar una bolsa con mercadería y me dijo que después me iba a dar la tarjeta AlimentAR, que estaban repartiendo por el municipio, pero sobre lo ocurrido ‘bien, gracias’”, expresa muy indignada.

Maximiliano, por su parte, explica que sí pudo entablar una conversación breve con Diego Valenzuela por teléfono: “Le dijimos que íbamos a hablar con la televisión y nos llamó a los 20 minutos. Entonces le pregunté por qué la ambulancia había tardado tanto, a lo que él respondió que llegó brevemente al lugar. Le señalé que eso era mentira y me dijo ‘bueno no me contestes, no seas atrevido, porque  no soy una persona que barre la calle, yo soy el intendente de Tres de Febrero’”, cuenta el mejor amigo de David, con una mezcla de indignación y enojo por la actitud del político.

Sin embargo, Karina y Maximiliano rescatan que no todas las personas con las que intentaron hablar se mostraron de la misma manera a como lo hicieron desde la intendencia: “Mis nenes empezaron la psicóloga gracias a las autoridades de su escuela. Llamamos al director y ellos se movieron para conseguirme el turno para los chicos. Además, el miércoles fuimos al Consejo Deliberante y pudimos hablar con María del Carmen Vidal (Concejal del Frente de Todos), además de ella se acercaron muchos otros que nos brindaron su apoyo”, explicó la esposa, a lo que Maximiliano quiso agregar, antes de irse, que no podía dejar de “agradecerles a todos esos concejales que nos respaldaron el día miércoles”.


Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *