La jueza nacional en lo Comercial Marta Cirulli estableció que el paquete accionario de Correo Argentino S.A. “carece de valor positivo” debido a que su “pasivo es superior al activo”.

La jueza nacional en lo Comercial Marta Cirulli estableció que el paquete accionario de Correo Argentino S.A. “carece de valor positivo” y es igual a “cero” debido a que su “pasivo es superior al activo”, confirmaron fuentes vinculadas al concurso preventivo de la empresa postal.

La magistrada se basó en el informe presentado por el Estudio Evaluador designado en el expediente, según el cual, con datos y cálculos hasta octubre de 2020, el activo es de 11.757.017.031 pesos y 10.888.956 dólares, en tanto que el pasivo asciende a 4.594.871.583 y 288.418.743, respectivamente.

Para la estimación, el Estudio Evaluador tuvo en cuenta el eventual resultado de los juicios promovidos por el Correo Argentino S.A (el principal contra el Estado Nacional, con una expectativa de éxito que el dictamen estimó en un 80 por ciento) y los que la tienen como demandada.

Además, la resolución firmada por la jueza fija la fecha de la audiencia informativa para el 29 de marzo: la ley establece que 20 días después de valuada la empresa los oferentes deben presentar la conformidad de la mayoría de lo acreedores (dos tercios de los casi 800) a sus propuestas de salvataje.

A partir de ese momento corre un plazo de 5 días hábiles y, si no está resuelto positivamente, se procede a la quiebra.

En relación al informe del Estudio Evaluador, la conclusión fue lapidaria: estableció que “atento a que el pasivo es superior al activo, el valor estimado del paquete accionario (de Correo Argentino S.A.) es cero”.

A pesar de que la Procuración General del Tesoro (que representa y defiende los intereses del Estado Nacional), MV Cargo SAS, la propia concursada, Socma Americana SA y Transporte Chimiray SRL formularon observaciones o impugnaron el dictamen de los expertos, Cirulli subrayó que “con los datos ponderables a lo largo de este proceso mercantil no hay otra conclusión posible que la dictaminada por el Estudio Evaluador”.

“La única posibilidad legal de obtener mayores precisiones sobre la composición aritmética concreta y definitiva del activo y del pasivo de la concursada -agregó- es aguardar fatalmente al finiquito de la mayoría de los juicios que tramitan entre Correo Argentino S.A. y el Estado Nacional, dentro del fuero Contencioso Administrativo Federal, lo cual dista de ocurrir en lo inmediato según el estado procedimental de sendas contiendas”, señaló la magistrada.

Al destacar la importancia de fijar el valor accionario de la empresa, la jueza señaló que “dentro del particularísimo y extraordinario escenario que exhibe este concurso preventivo y con las limitaciones impuestas tanto por la Cámara de Apelaciones en lo Comercial como por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, carezco de elementos ponderables que autoricen a adoptar una solución distinta de la postulada por el Estudio Evaluador”.

Semanas atrás, la sala B de la Cámara de Apelaciones en lo Comercial rechazó por “tardía” la presentación de SOCMA Americana S.A. para que Cirulli sea apartada del proceso sobre el concurso preventivo y también denegó un planteo de esa compañía que, como accionista de Correo Argentino S.A., pedía que se diera intervención al Superior Tribunal de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires (TSJCBA) en el trámite de recusación de la fiscal Gabriela Boquin, que también le resultó adverso.

Por