El subjefe de la Policía, comisario general Ariel Leclerc, en diálogo con Cadena 3 contó detalles del momento en que el femicida decidió admitir el crimen.

“Quizá fue un gesto humanitario hacia alguien al que le ha tenido sentimientos, tal vez eso lo llevó a hacer aportes para achicar los tiempos de búsqueda”, agregó el funcionario policial.

En ese sentido, consideró que el caso “está casi cerrado”. “Queda trabajo por hacer y la tarea de investigación culmina cuando hay sentencia, pero la causa está prácticamente cerrada”, señaló.

Las muestras de sangre humana detectadas con luminol en la parte trasera y en el volante del Renault Fluence, propiedad de Galván, fueron claves en la causa.

Leclerc indicó que la investigación orientaba a los pesquisas hacia el viejo Camino del Cuadrado: “Se lograron detectar imágenes de cámaras públicas y privadas de la ruta 38. Eso nos permitió establecer horarios y posiciones”.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *