En estos tiempos donde nuestro planeta está asolado no solo por una terrible pandemia sino por guerras, matanzas, violencia  y abusos, especialmente contra los más débiles, es cuando debemos hacer un trabajo espiritual profundo y consciente. Esta época nos obliga a ”tomar partido”.  Si sólo pensamos en “salvarnos” nosotros, sin acordarnos del dolor ajeno, estaremos trabajando a favor de las energías destructivas. Sea cual sea su orientación religiosa, cuando se eleve mentalmente hacia la divinidad, antes de solicitar ayuda para usted, pida por la humanidad.

Le propongo algo: Imagínese inmerso en un infinito entramado de luz, en el que está conectado a cada ser viviente. Un tejido en el cual no se distinguen color de piel, sexo o edad, sólo se percibe una constante vibración unificadora. Imagine un poco más y verá también a los miles que buscan destrucción, violencia, muerte  y  caos. Porque todos ineludiblemente, estamos conectados. En esa unidad perfecta, la calidad del amor que emita su alma, junto a la de los miles que vibren en esa misma onda, será la fuerza que neutralice esa oscuridad.

La ley de vibración nos enseña: “Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra”, desde la partícula subatómica más pequeña hasta lo más grande que existe; todo se mueve hacia un cambio, se transforma. Un pensamiento positivo vibra en frecuencias muy altas. Un decreto, se concreta. Cada pensamiento y cada palabra tiene poder creador: una carga vibratoria para materializar cualquier cosa .Con la palabra se puede construir o destruir.Comprender este principio es comprender las vibraciones que nosotros emitimos, tanto a nivel físico como emocional,  mental o espiritual.

En lo cotidiano podemos hacer cosas sencillas pero muy eficaces, para elevar nuestra frecuencia vibratoria: alimentarnos saludablemente, meditar. Oír música relajante, armonizadora, no consumir alcohol, tabaco ni sustancias que interfieran con nuestra capacidad pensante, beber dos litros de agua diarios, caminar empleando la respiración consciente, para depurar toxinas del organismo y oxigenar mejor el cerebro.

Manuela Rodríguez: Videncia- Chamanismo- Regla de Osha – Ifá

Contacto: 011 – 15 -2236 8363       Email: marialao87@hotmail.com

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat