La jefa de la sala de HIV del hospital Francisco Muñiz, Elena Maiolo, dialogó con el programa “LA NOCHE DEL EMPERADOR”, que se emite por FM 88.9, y precisó las formas más comunes de contagio del virus del SIDA. En ese sentido, remarcó la importancia del diagnóstico precoz y del trabajo de prevención para reducir las posibilidades de infección.

La incidencia del SIDA en pacientes femeninos aumentó en los últimos años. En el hospital, nosotros tenemos una internación con pacientes que vienen bastantes deteriorados.

En el caso de las mujeres, la enfermedad se contagia por transmisión sexual.

Habitualmente trabajamos con la capacidad de la sala a full. Ahora, por una cuestión epidemiológica, estamos trabajando con el coronavirus que desplazó muchísimo la atención de nuestros pacientes habituales.

Para evitar la discriminación, hemos hecho una experiencia que resultó excelente, en la cual en la sala de mujeres internamos pacientes trans. La experiencia fue muy buena. Entonces, cuando el paciente se percibe mujer, por una cuestión de género, se la trata como tal.

El sexo no protegido en mujeres con hombres es la principal vía de transmisión en la mujer. Y en el caso del sexo entre mujeres lesbianas, existen elementos de protección pero la transmisión es mucho más baja. De cualquier manera es sabido que el sexo receptivo es mucho más riesgoso que el sexo insertivo. Eso es lo que pasa habitualmente con las mujeres, ya sea con las relaciones sexuales vaginales como con las anales.

Prácticamente la transmisión, cuando el paciente viene con una carga viral no detectable, es insignificante.

Todo lo que sea prevención tiene que ver con el diagnóstico precoz de los pacientes para que sepan que son portadores y para iniciar un tratamiento precoz.

El contagio tiene que ver con la carga viral que tienen los pacientes. Lo que protege a la población es el conocimiento y el tratamiento. Las relaciones de máximo riesgo son aquellas en la cual los pacientes no tienen ningún tipo de tratamiento.

El 34% de la prevalencia de VIH es de mujeres trans. Después le siguen los hombres que tienen sexo con hombres. Y después, en un 4 a 7 por ciento, son los pacientes que usan drogas inyectables.

El pico de infección se da entre los 24  y 30 años. Es la población que tiene mayor incidencia en este momento.

Cuando se instala el SIDA en la Argentina, la enfermedad se masificó y esto tiene que ver con la educación sexual, porque todo el accionar que se pueda implementar desde la instrucción para el comportamiento de la población es muy importante.

 

Por Federico Esteban

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat