Por Alfredo Jalife Rahme

El nuevo orden mundial post-Covid-19 no trastoca, sino profundiza y acelera las tendencias irreversibles que detecté desde 2012 (https://bit.ly/2yVujD6).Las tendencias al nuevo orden tripolar iniciaron desde la crisis financierista de 2008 cuando China optó por no seguir más el liderazgo de la tramposa globalización de EEUU, en la fase Obama. En una trascendental entrevista, el influyente senador ruso, Alexéi Pushkov, sentenció el nuevo orden tripolar post-Covid-19 de Rusia, China y EEUU (en ese orden) que remplazará la caída de la hegemonía de EEUU en el ámbito global (https://bit.ly/2RzTwJF).

Alexéi Pushkov, nacido en Pekín de padres diplomáticos rusos y cuya madre fue profesora del idioma chino, es un connotado experto en relaciones internacionales y su tesis sobre la caída de la hegemonía de EEUU se centra en que durante la pandemia, Washington no ayudó a sus aliados más cercanos de la OTAN, lo cual repercutirá negativamente en sus relaciones con los europeos –que en la fase Trump se deterioraron como se notó en las burlas que le hicieron en Buckingham (https://bit.ly/2XACwHi).

Alemania, primera potencia geoeconómica de Europa, acusa a EEUU de incautar mascarillas destinadas a Berlín (https://bit.ly/2XCDGlI), mientras Alexéi Pushkov comenta que en lugar de ayudar a los demás, EEUU no puede hacer frente a la epidemia dentro de su propio país cuando más de 20 mil muertos y más de medio millón de infectados es un golpe muy fuerte a la imagen de EEUU que dispone de enormes recursos financieros y tiene bien desarrollada su medicina.

Alexéi Pushkov observa que China y Rusia se encuentran a la vanguardia de la ayuda a otros países, mientras que EEUU actúa como una potencia extremadamente egoísta en la lucha contra el coronavirus. No ha renunciado a su política de sanciones, a pesar de los llamamientos del secretario general de las Naciones Unidas, especialmente en relación con Irán, que necesita asistencia urgente durante la pandemia. Y un líder mundial no puede comportarse tan inmoralmente.

Asevera que EEUU tendrá que renunciar después de la pandemia a su otrora condición de potencia número uno, por mucho que se aferre a ello.

Alexéi Pushkov realiza el recuento del desplome hegemónico de la otrora superpotencia unipolar, cuya imagen ha sido hecha añicos –que, a mi juicio, viene de mucho más atrás del Covid-19: desde la quiebra de la correduría LTCP en 1998 (https://bit.ly/34BGnoL), pasando por el montaje hollywoodense del 11/9, hasta las fallidas invasiones a Irak y Afganistán, y su despectivo abandono total a Latinoamérica.

Según Alexéi Pushkov, EEUU ya ha perdido la posición de única superpotenciaChina obviamente reclama el liderazgo, Rusia ha restaurado su potencial militar y político, y varias potencias regionales actúan como consideran necesario: Turquía, Irán e India. Los estadunidenses no pueden lograr sus objetivos en Venezuela ni en Siria. Incluso en Irak, el Parlamento votó a favor de la retirada de las tropas de EU.

En forma juiciosa y prudente, el senador ruso Alexéi Pushkov aduce que la caída total (sic) de la hegemonía estadounidense no es un proceso rápido: Sólo en los pasados años, la imagen de EEUU se ha visto afectada por varios procesos, incluida la imposición de sanciones contra Rusia, que en los pasados seis años no han producido el resultado esperado por EEUU. Creo que los cambios clave asociados a la caída de la hegemonía norteamericana tendrán lugar en los próximos 10 años. Si no se balcaniza antes por implosión (https://on.wsj.com/3afyEhH)…

Alexéi Pushkov enarbola que primero llegará la época del triángulo China-Rusia-EEUU donde Moscú tendrá nuevas oportunidades en el ámbito global.

Llama la atención que, de las tres superpotencias, Alexéi Pushkov coloque siempre a EEUU en tercer lugar e intercambie el primer lugar entre China y Rusia que hoy ostentan una asociación estratégica.

Considera que Moscú tendrá nuevas oportunidades en el ámbito global: esto creará nuevas oportunidades. Creo que la influencia y el papel de Rusia aumentará significativamente en la próxima década. Sin duda.

El nuevo orden mundial será tripolar de Rusia/China/EEUU o no lo será.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat