El  culto a los ancestros se basa en la creencia de que quienes mueren entran a una nueva existencia, desde donde observarán los asuntos del mundo y podrán influir en la suerte de los vivos. A través del culto, se intenta asegurar el bienestar de los muertos en su nueva existencia y en recompensa, su buena disposición hacia los vivos.

“LA HORA DEL RITO”

Lunes de 17:00 a 18:00 Hs.

Por Unión de Radios 88.9 FM  

www.unionderadios.com.ar

 

En la actualidad permanece muy vigente en religiones con tradiciones antiguas, como la que realizan  los hindúes, donde honran a sus antepasados (pitrís) ofreciéndoles pasteles de trigo o arroz, flores  y cánticos. En Japón una tradición, que honra a los espíritus de los antepasados, es conocida como el O-bon.

En el siglo XVI, españoles trajeron a América la celebración del Día de todos los Santos y el de las Santas Ánimas. La conversión de los nativos del nuevo mundo al cristianismo, generó el sincretismo entre  estas tradiciones y un festival similar, ya existente en  meso América. De allí proviene lo que en la  actualidad conocemos como Día de Muertos. En Perú, el 1 de noviembre sacan a  los santos en procesiones  por las calles y el 2, que es cuando los “muertos” tienen “permiso de Dios” para estar entre los vivos, sus familiares los homenajean.

En las zonas rurales, hacen altares donde depositan comida y regalos. Los dejan a manera de ofrenda y a la mañana siguiente los llevan al cementerio, con hierbas aromáticas, papel picado, velas, agua, chocolates y adornos en miniatura. Se contratan bandas de músicos en homenaje al difunto, flores y regalos. En las zonas urbanas, a pesar de no guardar el culto a los muertos, es usual que las familias se reúnan para asistir a las iglesias o visitar los cementerios.

 

Manuela Rodríguez (Videncia-Chamanismo)

Contacto: +59 11 15 22368363

 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat