Tras las presiones de la oposición y de la comunidad en su conjunto, el Gobierno tocó la campana para el regreso a las aulas. Cómo están las condiciones en las escuelas bonaerenses y cuáles son los principales reclamos que complican el comienzo del calendario escolar

La pandemia, no da tregua. A pesar de ello, el Gobierno nacional, en conjunto con las provincias, dio el brazo a torcer ante los insistentes pedidos de la oposición del retorno a las aulas. En el territorio bonaerense, la situación es todavía más compleja. Los reclamos se multiplican por la deficiente situación edilicia de los establecimientos educativos, la falta de precisiones respecto al esquema de vacunación y la precarización en diferentes áreas. ¿Cómo se encuentra la Provincia para hacer sonar la campana del regreso a clases?

La administración central puso en marcha el operativo retorno con un esquema de asistencia que tendrá su adaptación al territorio bonaerense según la situación epidemiológica. ¿Pero qué es lo que hace falta para cumplir todos y cada uno de los requisitos, cuando los reclamos de la comunidad educativa son crecientes y se multiplican semana a semana?

En el transcurso de 2020, la gestión de Agustina Vila al frente de la Dirección General de Cultura y Educación no estuvo exenta de críticas y cuestionamientos. La falta de respuestas a las demandas salariales, llamados a actos públicos, conectividad, entre otros, pusieron en evidencia la acción tardía o la falta de respuestas concretas. Mientras tanto se multiplicaron las denuncias sobre el crecimiento del organigrama educativo, como también la mala distribución de los recursos financieros en el área. Desde el comienzo de su gestión, la administración de Axel Kicillof machacó sobre la precaria situación de cada área de gobierno acusando a sus antecesores.

En materia educativa se comenzó con un ambicioso plan de infraestructura, denominado “Escuelas a la Obra” y destinado a poner a punto, o mejorar, la situación de miles de establecimientos en los 135 distritos bonaerenses. En su anuncio se estimó una inversión inicial de más de 800 millones de pesos provenientes de fondos provinciales y del Fondo Educativo, cuyo beneficio apuntó a más de 275 mil estudiantes bonaerenses y 21.000 docentes y auxiliares. Sin embargo, el coronavirus dio vuelta todas las prioridades y la atención sanitaria pasó a ser el principal norte del Gobierno.

A pesar de anunciar con bombos y platillos el programa y subrayar el millonario destino de recursos a trabajos de mantenimiento, los mismos resultaron insuficientes o nulos, de acuerdo a fuentes consultadas por este medio. Las voces gremiales más críticas a la gestión del área educativa señalaron que se desconocen las obras en los establecimientos de los distritos más populosos y que son deficientes las condiciones de los mismos para garantizar el retorno a clases, más aún en un contexto de pandemia y crisis sanitaria donde los infectados se cuentan de a miles, como también, los fallecidos. Falta de agua, baños insuficientes y deficiente infraestructura son los principales puntos que reclaman los docentes que día a día ponen el cuerpo en cada escuela para sortear de la mejor manera las dificultades enumeradas.

Otro de los principales escollos que podrían poner en riesgo el comienzo del ciclo lectivo en el territorio bonaerense es la falta de un acuerdo que pueda recomponer el alicaído salario docente, como también el de los auxiliares. Más allá de la sintonía fina de los gremios con el Gobierno, los reclamos no se hicieron esperar. De esta manera, el primer encuentro de 2021, que coincidió con el anuncio nacional del comienzo de clases, transcurrió sin un acuerdo satisfactorio. En la mesa paritaria, los popes sindicalistas pidieron recuperar poder adquisitivo del 2020, integrando al sueldo, como también la diferencia que hubiere entre aumento salarial y la pauta inflacionaria anual.

Entre otros puntos se solicitó avanzar en el tratamiento de una propuesta para el año en curso que garantice que el salario docente supere al proceso inflacionario, para la recuperación efectiva del poder adquisitivo. En este sentido, también se pidió tener en cuenta en el marco paritario, en el salario y condiciones laborales, el esfuerzo y compromiso de los docentes durante el ciclo lectivo 2020. Si bien no se habló de medidas de fuerza, agrupaciones opositoras están listas para hacer frente.

El anuncio de las disposiciones de aislamiento no significó el cierre de escuelas, por lo menos, las públicas. Los establecimientos educativos se convirtieron en espacios de contención, siendo uno de los lugares masivos donde se organizaron las entregas de alimentos a muchas familias que encontraron en la escuela pública uno de los pocos sitios donde recibir un plato de comida.

Con la llegada de la vacuna Sputnik comenzó a diagramarse un esquema de inmunización donde los establecimientos fueron los lugares elegidos como centros vacunatorios. La medida hizo ruido por potenciar en los edificios la posibilidad de propagación del virus a poco de empezar el ciclo lectivo y con denuncias que dan cuenta de la falta de entrega de insumos necesarios para la correcta desinfección de las escuelas. Sobre este punto, Romina del Plá, exdiputada nacional y dirigente de Suteba en La Matanza, dijo que “no hay cronograma cierto de vacunación para docentes y auxiliares. Además, la situación de los edificios, en la mayoría de los casos, no ha sido resuelta, y no están garantizadas la entrega de insumos de limpieza y desinfección en las escuelas, como tampoco la designación del personal de limpieza que se necesita en un número mayor para hacer la limpieza adecuada en medio de la pandemia”.

A pesar de ello, A pesar de ello, los protocolos para la asistencia de los niños y adolescentes se encuentran bajo la lupa de la comunidad educativa. Contrariamente a los lineamientos en el orden de vacunación, no hay precisiones en el corto plazo para la inoculación contra el coronavirus del personal docente, como tampoco de los auxiliares que se encuentran rezagados en la lista de prioridades de acceso a la vacuna rusa. Solamente el gobernador Axel Kicillof subrayó que es imprescindible “inmunizar a aquellos docentes que poseen enfermedades preexistentes o pertenecen a grupos etarios de mayor vulnerabilidad”.

Las asignaturas pendientes son muchas para garantizar un retorno a las aulas sin inconvenientes. Infraestructura, negociaciones y un aceitado esquema de vacunación que permita un grado de inmunización para proteger a la población en riesgo son los principales puntos de discusión, que hacen tambalear la llegada a marzo.

La respuesta de Educación
Coordinación con los municipios para infraestructura escolar

Desde la Dirección de Cultura y Educación de la Provincia respondieron a La Tecla y dieron cuenta sobre el inicio de clases y el estado de las escuelas, tanto en infraestructura como en las medidas de prevención contra el coronavirus. De esta manera explicaron que “desde el año pasado venimos trabajando intensamente para que las escuelas estén lo mejor preparadas posible para aplicar el Plan Jurisdiccional”. Desde la administración provincial sostuvieron que “se hicieron reuniones de coordinación en todos los distritos, capacitaciones a equipos docentes y auxiliares; se inició un sendero de inversión en la mejora edilicia de las escuelas que lleva comprometidos más de 4 mil millones de pesos de fondos provinciales en el marco de Escuelas a la Obra y alcanza a más de 2.800 obras que seguirán incrementándose a partir del relevamiento permanente que se realiza en los distritos. También venimos trabajando mucho con los consejos escolares, que son los encargados de proveer los elementos de protección, higiene, limpieza y desinfección de las escuelas. La inversión en este rubro pasó de ser de 26 millones de pesos en 2019 a ser de 640 millones en lo que va de 2020-2021”. Por otra parte se consultó sobre la decisión de utilizar establecimientos educativos para ampliar la campaña de vacunación en la Provincia en febrero, mes en el que se suelen preparar las aulas para el comienzo de clases. “La provincia de Buenos Aires está preparando otras instalaciones, como vacunatorios, de manera tal que el 1 de marzo, las escuelas puedan dedicarse a las actividades educativas”, concluyeron desde la cartera que conduce Agustina Vila.

Alejandro Finocchiaro
“Lo que no se puede hacer es militar que las escuelas estén cerradas”

El exministro de Educación de la Nación Alejandro Finocchiaro dialogó con La Tecla y dio su opinión sobre el inicio del ciclo lectivo 2021, que arrastrará la crisis sanitaria del coronavirus.
-¿Está en condiciones la Provincia de comenzar el ciclo lectivo? 
-Creo que en la Provincia se puede volver. Pero a lo mejor hay algún municipio o lugar en el que las autoridades consideran que es epidemiológicamente peligroso retornar a clases. Ahí no deberían.
-¿Cómo están los establecimientos educativos de la Provincia en materia de infraestructura? 
-Si hablamos de infraestructura en general, no se puede volver este año, ni hace dos, cinco o diez. La Provincia tiene que estar a cargo de lo que llamamos la infraestructura del COVID. Se debería hacer lo mismo que hizo la Ciudad de Buenos Aires: buscar espacios y dar clases de modo excepcional. Lo que no se puede hacer es militar que las escuelas estén cerradas. Con toda seguridad, cuando se vuelva, van a aparecer casos de coronavirus en aulas y escuelas. Entonces, sin ningún dramatismo, se aislará, se cerrará, pero siempre pensando en volver a abrir.
-Las escuelas de la Provincia serán utilizadas para la campaña de vacunación. ¿No obstruye las tareas de refacciones previas al inicio de clases? 
-Las escuelas son usadas para muchas cosas, porque todo el mundo las siente como propias. Podrían haberse usado otros lugares. En las escuelas deberían estar los docentes planeando el año.

Alberto Villoldo, Suteba
“Si se hicieron obras habrán sido en un porcentaje insignificante”

Alberto Villoldo, delegado de Suteba La Plata e integrante de la lista Multicolor, manifestó su escepticismo respecto a las condiciones para el retorno a clases. Además cargó duramente contra el programa provincial Escuelas a la Obra.
-¿La Provincia está en condiciones para volver a las clases? 
-Durante muchos años no se hizo nada para poner en condiciones lo que se requiere para desarrollar clases presenciales. En materia edilicia y sanitaria, casi el 90 por ciento de las escuelas de la Provincia no está en condiciones de recibir a alumnos, docentes y auxiliares. El Estado es responsable de este cuadro; primero, por la omisión de no haber hecho lo que debía en un año.
-¿Cómo ven el desarrollo del programa Escuelas a la Obra? 
-Si se hicieron obras en la Provincia deben haber sido en un porcentaje insignificante, que no modifica en el punto de vista cuantitativo y cualitativo. El problema es que los recursos se direccionaron a otras cuestiones. Hubo cursos enteros sin profesores. Lo que el Gobierno bonaerense propició fue una enorme precarización laboral, con formas que están por fuera del Estatuto del Docente.
-Las escuelas de la Provincia serán utilizadas para la campaña de vacunación. ¿No obstruye las tareas de refacciones previas al inicio de clases? 
-Las escuelas no están preparadas para recibir a alumnos, docentes y auxiliares sin riesgo de contagio, y tampoco para constituirse como centros de vacunación.

Miguel Díaz, Udocba
“Es imposible: sin vacunas, no pueden ir los compañeros al trabajo”

El secretario general de la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (UDOCBA), Miguel Angel Díaz, remarcó la necesidad de que se cumplan los protocolos para la vuelta a clases presenciales. Sin embargo señaló que la vacunación de los docentes es necesaria.
-¿Está en condiciones la Provincia de dar inicio al ciclo lectivo? 
-No se puede iniciar en ningún lugar del país. Hay un protocolo que cumplir. Nosotros lo firmamos con muchas discusiones, incluso con peleas. Cuando analiza la situación, uno se da cuenta de que clases como las entendíamos hasta marzo de 2019, no va a haber.
-¿Es decir que la materia edilicia influye en el inicio de clases? 
-El tamaño y las condiciones del edificio son fundamentales.
-¿Depende de cómo se dé la paritaria docente para que inicien o no las clases en Provincia? 
-Una cosa no es inherente a la otra, no es que vamos a la paritaria para que haya o no clases.
-¿Cómo avanza la vacunación para los docentes? 
-El Gobierno nacional aseguraba que la vacuna era inherente al inicio de clases, pero el ministro de Educación (Nicolás Trotta) nos dice que puede darse clase con o sin vacuna. Pónganse de acuerdo, muchachos. Yo creo que es imposible: sin vacunas, no pueden ir los compañeros al trabajo.

Mirta Petrocini, FEB
“Dijimos que comenzarán donde y cuando estén las condiciones”

La presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, alertó sobre las condiciones edilicias en las que se encuentran los establecimientos educativos de la provincia de Buenos Aires, previo al comienzo de las clases. En diálogo con La Tecla, la integrante del Frente Docente Bonaerense -que se encuentra negociando las paritarias de este año con el Gobierno provincial-, también hizo hincapié en la necesidad de que se cumplan los protocolos para el cuidado de los docentes, en aras de prevenir el contagio del coronavirus.
-¿Están en condiciones las escuelas de la Provincia en materia edilicia y de protocolos sanitarios para el inicio del ciclo lectivo? 
-Las realidades edilicias son distintas en el territorio bonaerense. Nosotros siempre dijimos que comenzarán donde y cuando estén las condiciones, y el requisito es que se respeten los protocolos. Es decir, condiciones de infraestructura y provisión de elementos, productos que resguarden y extremen los cuidados de docentes y toda la comunidad educativa. El tema de infraestructura y condiciones generales, todos los años estuvo dentro de nuestros reclamos. Pocos escucharon y menos atendieron la problemática, que se fue profundizando; lamentablemente, hoy se visibiliza. Pedimos buena inversión en educación.

A causa de la pandemia cerraron más de 60 colegios privados

En diálogo con La Tecla, el titular de la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de la Provincia de Buenos Aires (Aiepba), Martín Zurita, afirmó que cerraron más de 60 escuelas a raíz de la pandemia y la cuarentena.
-¿Cómo tomaron desde las escuelas privadas el anuncio de la vuelta a clases? 
-Con organizaciones de la sociedad civil, nosotros venimos manifestando la necesidad de la vuelta a clases. Tomamos con mucha satisfacción la decisión política del Gobierno bonaerense de lograr en 2021 la máxima presencialidad posible. Nos preparamos el año pasado para adecuar las escuelas a los protocolos vigentes de acuerdo al plan jurisdiccional.
-¿Cuántas instituciones se vieron afectadas por la pandemia en 2020? 
-Hubo muchas escuelas afectadas en la Provincia, más de 60 cerraron. También hicimos un relevamiento de los establecimientos que estuvieron en riesgo. Lo hablamos con las autoridades de la Provincia y estamos trabajando con ellas.

Inés Uro, ATE Educación
“La estructura no está en condiciones y no hubo obras”

En diálogo con La Tecla, Inés Uro, secretaria adjunta de la Junta Interna ATE Educación, comentó: “No están dadas las condiciones en ningún aspecto, ni en la problemática docente, como tampoco con los auxiliares, donde hay compañeros que todavía faltan ser nombrados. Además están las cuestiones edilicias. Si bien nuestra tarea es administrativa, tenemos en cuenta que no se han realizado las obras necesarias, hay muchos auxiliares en las calles y deudas de pago”. En referencia al panorama futuro teniendo en cuenta el trabajo durante el tiempo de pandemia, la dirigente gremial consideró que “hay muchos trabajadores de forma precaria en distintas formas de contrataciones, lo que nos llevó a estar gran parte del año pasado en lucha por la cantidad de compañeros despedidos. Todos los contratos vencen el 31 de marzo, por eso creemos que para volver a trabajar es necesario, como el personal docente, acceder a la vacuna, porque los edificios son potenciales lugares de contagio; y la estructura no está en condiciones, y no hubo obras para mejorar esto”. En referencia a la utilización de los establecimientos como lugar de vacunación ante el inminente retorno a las aulas, Uro expresó: “No se pueden compaginar las dos actividades y en las escuelas no está lo mínimo para su funcionamiento, como abrir una canilla y que haya agua. Esto sucede en las escuelas de La Plata y, también, en otras de la provincia de Buenos Aires. No quiero pensar en elementos de limpieza que son necesarios para batallar sin un litro de lavandina en este momento donde siguen existiendo los casos y los muertos por coronavirus”.

Fuente: La Tecla

Fotos: La Tecla

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *