Entrevistado por el programa “LIBRE ALBEDRIO” que se emite los martes de 20.00 a 22.00 a través de FM 88.9 “Union de Radios”, el reconocido actor habló de todo con mucha amabilidad. “La preocupación es saber cuándo esto se va a empezar a abrir, cuándo van anunciar algunas flexibilizaciones, porque psicológicamente uno está angustiado porque el entorno, mis hermanos, mis amigos, se están quedando sin laburo, sin ahorros, y no saber cuándo va a terminar esto”, expresó.

Hay muchos médicos que no saben nada. Entonces, hay una desazón absoluta, una desinformación, o una información falaz por momentos. O sea todos tienen la razón y nadie tiene la razón. 

Yo contaba con pascuas, con los fines de semanas, se vienen los aguinaldos. El Estado dio el 50 por ciento de los sueldos pero hay un montón de gastos atrás que siguen corriendo y vos tenés ingresos cero, salidas ochenta. Entonces, ¿cómo hacemos?

No soy nada positivo al estar encerrado. Estoy laburando como nunca porque estoy haciendo el mantenimiento de todo. Siempre fui de arreglar cosas. 

Esto que dicen que vamos a ser mejores personas, yo ya soy buena gente y no hay ningún juez que me diga lo que está bien o lo que está mal. Todos sabemos lo que está bien y lo que está mal. Solo que nos hacemos los boludos. 

Toda mi vida fui un rata. Fui camionero de una empresa de transporte. Después fui bancario, preceptor a la noche, vendí llaveros, perfumes, o sea no me asusta nada. El actor estuvo en mí cuando empecé actuar pero soy una persona normal. Nunca fui una estrella del momento gracias a Dios.

Dedicarme a la actuación se fue dando. Como me dijo alguien, “vas a encontrar el destino el día que agarres el camino para tratar de evitarlo”, lo cual es real. Nunca vas a poder hacerte el dolobu porque te van aparecer un montón de oportunidades que tienen que ver con lo mismo. A mí, desde la primaria me pasaba esto de que me atrajera el tema de actuar. Y cuando empecé a estudiar, me di cuenta que era lo mío. 

Hice cosas que yo no lo podía creer. Yo quería vivir de la actuación, no quería protagonizar ni ser un banana, o hacerme millonario. Muy lejos de mi estaba todo eso y lo sigue estando. 

Con Romina tenía una relación increíble. Éramos tan opuestos que nos atraíamos. Fue una de mis mejores compañeras, una mina muy silenciosa. Llegaba vacía, se llenaba con el laburo y se volvía ir vacía. Quiso tener una nena y la tuvo. Nuestros hijos nacieron, mi segundo hijo y su tercera hija, con una semana de diferencia. Ella era muy organizada, tenía una técnica para tener una nena que yo no supe hacerla porque quería tener una nena y tuve un varón. 

En su momento, en su fantasía, tenía la idea de juntar a su familia para volver a trabajar todos juntos. El hermano dirigía, la madre y el padre se volvieron a juntar para producir. Ella cumplió con ese sueño que tenía y quedó hecha. Y podía irse en paz. 

Ella cumplió su ciclo, pegó la vuelta. Se dejó ir en mi imaginario. Nos hicimos muy amigos, trabajamos muy bien juntos. Ella se amoldó a mi improvisación constante, yo ensayaba de una manera y grababa de otra. La volvía loca hasta que un día me dijo “te agradezco porque me sacaste de la estructura”. Nos hicimos mucho bien.

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA

 


Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *