Miembros del Colectivo de Hipotecados UVA (CABA) se congregaron en Plaza de Mayo este sábado 14 de septiembre a las 15 . Junto al acompañamiento del resto de los colectivos a nivel provincial dieron a conocer su problemática y reclamaron una solución de fondo ante las medidas adoptadas por el gobierno.

Los hipotecados UVA autoconvocados aseguran que las cuotas y respectivas deudas se han visto duplicadas en los últimos dos años. Algunas familias han recibido cartas documento por parte de los estudios jurídicos de los bancos donde advierten la ejecución las propiedades hipotecadas.

Ante este panorama adverso, algunos de los reclamos que movilizaron la convocatoria en Plaza de Mayo fueron ponerle freno a las ejecuciones hipotecarias, así como el congelamiento del valor de los créditos UVA para todos los hipotecados por igual, sin topes arbitrarios y sin límite de tiempo.

La semana pasada en la provincia de Buenos Aires una familia que contrajo un Crédito UVA recibió una carta documento del Banco Francés que solicitaba regularizar la situación: “de lo contrario se iniciarán acciones legales”, sentenció el escrito. Fue en la misma provincia bonaerense que el oficialismo rechazó, en abril de este año, un proyecto de ley que suspendía ejecuciones judiciales y extrajudiciales. Ante la acefalía legal los Hipotecados UVA quedan librados a la de los bancos.

Otro de los motores de esta movilización fue impulsar la sanción de una ley que destierre todo tipo de indexación de los créditos. En la convocatoria subyace una denuncia dirigida al gobierno y el sistema financiero: ambos cómplices y responsables de este esquema que ha llevado al quiebre a muchas familias argentinas. Tras las elecciones PASO el gobierno anuncio el “congelamiento” del valor de los créditos UVA. Esta medida es considerada de alcance parcial ya que no contempla a todos los hipotecados. La resolución implica que quien contrajo el crédito abone la misma cuota que agosto durante los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre, mientras el Estado le paga al banco la diferencia.

Rubén Menduiña, hipotecado UVA autoconvocado, aseguró que la convocatoria en Plaza de Mayo fue muy buena en relación a la participación de la gente y la posibilidad de dar a conocer la dura situación que atraviesan. “No acordamos con la medida parcial que tomó el gobierno. No contemplan que con motivo del endeudamiento contraído no estamos en condiciones de enfrentar nuestra economía familiar”, confirmó Menduiña. Por su parte Noelia Vaccarini, quien también contrajo un crédito UVA, sostuvo: “A muchos nos debitan la cuota de nuestro sueldo, lo que hace que no incurramos en mora. Las familias que si lo están sienten preocupación: suponemos que tras las elecciones se iniciará un proceso de ejecución ante el que no tenemos protección legal”.

“No podemos permitir que familias enteras queden en la calle debido al fracaso de la política pública de vivienda del actual gobierno”, asegura el Colectivo Nacional de Hipotecados UVA. Recordemos que en marzo de 2016 el gobierno nacional impulsó como política pública de acceso a la vivienda los Créditos Hipotecarios UVA. Estos créditos, atados a la inflación, fueron promocionados en el marco de una promesa de inflación de un dígito. A lo largo de 2018 la inflación comenzó a dispararse y, como consecuencia, los ingresos sufrieron un progresivo deterioro. Ante este panorama de adversidad las familias tomadoras de créditos UVA comenzaron a nuclearse en colectivos a lo largo de todas las provincias y en CABA. Hoy son quienes reclaman al gobierno nacional previsibilidad en cuanto a la deuda total y la cuota mensual.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *