Un nutrido grupo de comerciantes, representantes de instituciones y vecinos en general se dieron cita en la intersección de la avenida Rivadavia y la calle San Martín de Ciudadela Sur, motivados por el profundo rechazo hacia la inconsulta medida de implementar el estacionamiento medido.

Para tener en cuenta…
Lo positivo de esta marcha fue la espontaneidad de la convocatoria, donde personas, quizás, de distintas militancias políticas, independientes, asistieron a la misma sin banderías y discursos, solo los unía el rechazo a esta medida, mancomunados en un solo objetivo hacer sentir su voz como ciudadanos. Algo que las autoridades municipales, en especial el intendente, tendrían que tomar en cuenta, fuera de las contestaciones dadas por él a integrantes de esta movilización, todas respuestas más cercanas al ego personal que a tocar los pies sobre la tierra.

¿Y por qué expresó esta idea del párrafo anterior? Porque sabemos perfectamente que en forma silenciosa el intendente Valenzuela visita a los comercios que inauguran sus locales -y es un hecho positivo- no tiene nada de malo apoyar a los esforzados comerciantes que, pese a las circunstancias que vivimos, se jueguen en instalar nuevos comercios en nuestro barrio… ¡Bienvenidos!

Pero de la misma manera que llega hasta nuestra ciudad por estos hechos, podría haber tomado conciencia de la ordenanza y realizar con las fuerzas vivas, comerciantes y vecinos una reunión para interiorizarse de los efectos negativos del estacionamiento medido“, sostengo y sostendré siempre que la madera de los verdaderos políticos no se demuestra cuando el  aplausómetro está de su lado, se la ve cuando hay que afrontar situaciones difíciles o comúnmente denominadas “ásperas”.

Las palabras del único orador, Pablo Berti, nacido  y  criado en Ciudadela, fueron  medidas e inteligentes, pero a su vez contundentes donde planteo la esperanza de revertir la situación, y que en caso de no producirse… los vecinos estarán en alerta y movilización.

También supo expresar: “Que los movilizados  no son un pequeño grupito (como si fuesen algunos loquitos), son cientos y pueden llegar a  ser miles, y no depende de ellos, depende de los criterios y respuestas que dé la municipalidad”.

Por último luego de marchar tanto por las calles de Ciudadela Sur y Norte, se planteó la organización de una asociación civil que represente a los comerciantes y frentistas para dar las batallas necesarias en defensa de nuestra ciudad.

CIUDADELA DE PIE DICE NO AL ESTACIONAMIENTO MEDIDO.

 Nota del autor: Y a título personal porque sé que estoy “ninguneado por la prensa democrática” de Valenzuela, porque las críticas no gustan y no como con otros medios, je je je, les voy a contestar con algo que por ahí tiene que ver con aquel refrán que reza… “al que le quepa el sayo (el poncho) que se lo ponga”:
UN BURRO PUEDE FINGIR SER UN CABALLO, PERO TARDE O TEMPRANO REBUZNA”.

Fuente: ciudadelamiciudad.com.ar

 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *