Perdido el ingreso por ticketing debido al freno del fútbol, los clubes apuestan a que los socios no se desuscriban y que no se demoren en el pago de las cuotas. La cobranza por débito automático es un aliado para evitar la morosidad. Hoy entre 60% y 70% de las cuotas de clubes de Primera se pagan por esta vía. El mayor desafío es evitar las bajas y allí se apela a la creatividad. Para muchos clubes el ingreso de TV paga el salario de jugadores y la cuota social el salario de los empleados.

El Coronavirus está en el día a día de los medios y de la sociedad toda desde hace semanas. Paso a paso fue creciendo la fuerza con la que el avance del virus se hizo presente en la vida cotidiana de los argentinos. Las medidas estatales se fueron sucediendo y la sorpresa ante una situación cambiante es constante. 

Los efectos son variados. A lo sanitario, se suceden otros puntos. Entre ellos, el económico. Una economía que venía estando frenada o con poco movimiento sufrirá un cimbronazo: esto recién empieza. En la industria del fútbol, todos se detuvieron a pensar en los derechos de TV. Habida cuenta de que se especula con que es muy factible que el fútbol no se vuelva a jugar hasta agosto, la pregunta que se repitió en diferentes estamentos del fútbol fue: ¿las televisoras seguirán pagando durante el cese de la actividad? Garantizado el pago al menos en abril, en las administraciones de los clubes y entre los dirigentes surgió el segundo interrogante: ¿Y las cuotas sociales? ¿Cómo se puede hacer para contrarrestar la posible morosidad que se vaya a dar? 

Doble Amarilla hizo un repaso por diferentes clubes para conocer la realidad y qué medidas se tomarán en un escenario económico adverso y complicado. Como primera reflexión, hay un aliciente: la cobranza de cuotas sociales y aranceles por débito automático es transversal. De un tiempo a esta parte, todos los clubes han encontrado en esa herramienta un sistema que les permite dos cosas: ganar en previsibilidad y no correr riesgo de morosidad. Con diversas estrategias, que van desde los sorteos hasta los descuentos, los clubes vienen ‘seduciendo’ a los socios para que se pasen a ese sistema de cobro, dejando ya en el pasado a los viejos cobradores a domicilio o el pago en efectivo en las ventanillas de las sedes o los estadios. Eso les permite hoy a los clubes saber que gran parte de las cuotas sociales van a seguir cobrándose aún en un escenario de cese de actividad futbolística, cuarentena sanitaria y economía frenada. 

Desde Boca, uno de los clubes que en el imaginario popular está en una mejor situación, informan que “la mayoría de las cuotas se debitan. El resto se pagan mediante ‘Pago Fácil’ o la plataforma ‘Soy Socio’. Hay que ser pacientes y no generar caos. A medida que se vaya avanzando nos iremos adecuando”, explicó Alejandro Cosentino, Presidente del Departamento de Socios, a Doble Amarilla.

En Racing, es muy alto el número de socios que pagan su cuota por débito automático, lo cual ayuda a evitar una baja verdaderamente fuerte en el cobro: “Hoy por hoy, el club posee un 70% de cobro por débito automático. Sin duda, como en el verano, y una vez que vuelva el fútbol, se va a ver gente que debe dos o tres meses. Lo bueno es que Racing tiene una alta masa societaria que paga con débito, eso ayuda a que el club siga teniendo un ingreso fijo mensual, a la espera de que todo vuelva a la normalidad”, le explicaron desde Avellaneda a Doble Amarilla.

En Argentinos, hicieron un pedido claro a sus socios: que sigan pagando la cuota y, además, que se adhieran al débito automático. “Los que se adhieren, tienen beneficios económicos. Con eso, uno puede prever ingresos y la fecha en que se va a disponer de esos ingresos para planificar los pagos. El pago de los sueldos lo solemos cruzar con el ingreso más fuerte, que es el del débito automático. Hoy por hoy, el 60% del padrón entra en ese medio de pago. La idea es incrementarlo para tener ingresos fijos y, en base a eso, programar los pagos”, explican desde el club de La Paternal a Doble Amarilla.

Además, ya se estimaron pérdidas concretas: casi $1 millón por mes si buena parte de los socios simples no pagan sus cuotas durante el período que viene“Si los clubes siguen cerrados, las ventanillas no van a estar abiertas. Si el fútbol no vuelve, no se va a cobrar entrada. Muy probablemente, muchos de los socios simples no paguen y vamos a tener una merma. Entiendo que perderemos entre $700.000 y $800.000 mensuales, a menos que se adhieran al débito automático”, marcan, a la vez que agregan que “tenemos que apelar al sentimiento y al sentido de pertenencia del socio”.

Con el cierre de las oficinas, el pago a distancia o digital pasa a ser fundamental. En Banfield, potenciarán el servicio denominado ‘CAS On Line’. El ‘Centro de Atención al Socio’ en el club del Sur tiene, entre otros puntos, un servicio de contacto personalizado con los asociados mediante WhatsApp. Desde el lunes, implementarán una herramienta mediante la cual se podrá cobrar la cuota por esa vía, mediante botones de pago o aplicaciones digitales. Además, como en otros clubes, cuentan con una ‘Sede On Line’ que le permite al asociado loguearse y pagar con tarjeta de crédito desde su casa. 

En Lanús tienen clara la función social del club y que las instituciones deben hacer frente al pago de sueldos de sus empleados. “La prioridad hoy es la gente y que no les falte nada, la remuneración económica es muy importante para que todos tengan su tranquilidad”, sostuvo el vicepresidente Hernán Arboleya en comunicación con Doble Amarilla.

En Estudiantes, vislumbran una inevitable y fuerte merma: “Tenemos distintas categorías: plateistas que compraron en la cancha nueva, palquistas que ya pagaron y socios y abonados que, sin fútbol y con crisis… pinta absolutamente complicado. Los clubes tienen tres ingresos fundamentales: televisión, sponsors y socios. Los socios van a pegar una caída en el pago que va a ser violentísima. Habíamos aumentado muchísimo la cantidad de socios y teníamos al día a casi 47 mil personas, pero ahora se va a dificultar”, le marca un importante dirigente del ‘Pincha’ a Doble Amarilla.

Hace algunos días, a través de su página oficial, Estudiantes anunció la instalación del servicio de ‘Oficina Virtual’, que permitirá la continuidad en la gestión administrativa de los trámites que suelen hacerse en las oficinas del club, entre ellos el pago de cuotas sociales y distintos aranceles deportivos, además de inscripción a diferentes disciplinas, alta de nuevos socios, pago de colegio, etc.

“La actividad que está realizando Estudiantes es para acompañar todo lo posible a sus socios, después veremos cómo avanzamos. Está claro que el tema principal pasa por la situación económica que tiene toda la gente, eso hay que ponderarlo. Estudiantes puso a disposición instalaciones, sede, country a autoridades municipales, provinciales y nacionales, estamos más preocupados por eso que por otra cosa. Es clave la impronta social de Verón, siempre está detrás de estos acontecimientos y trabajando silenciosamente, como fue con la inundación en su momento, el dengue desde hace meses y el coronavirus hoy”, marcan desde 1 y 57.

En Gimnasia de La Plata, hay un dejo de optimismo. Según lo que opinan, los meses que se aproximan se tornan similares a los recesos de verano, cuando socios dejan de pagar porque no hay fútbol. “Se garantiza la atención online durante la cuarentena y definiremos qué hacer con la morosidad a medida que se acerque el regreso del fútbol”, señalan desde 60 y 118.

Talleres es uno de los clubes con mayor masa societaria del país y siempre fue una preocupación para la dirigencia cuando existió una merma en los pagos de los socios. Oportunamente, el propio Andrés Fassi se mostró molesto con los asociados que no cumplen con el pago de la cuota cuando el rumbo deportivo no es el esperado. Rodrigo Escribano, vicepresidente de la “T”, le manifestó a Doble Amarilla su preocupación por la crisis sanitaria, que incide de lleno en las arcas de los clubes. “Es una situación que nos tiene a todos inquietos. En lo que respecta al club, nosotros lo que esperamos y también queremos es que haya una medida en conjunto de todos los clubes. Teniendo en cuenta que es una pandemia y que la problemática es a nivel global, también seguimos de cerca cómo están actuando las diferentes ligas en el mundo, sobretodo sabiendo que los ingresos pasan a ser costos”, expresó.

En Newell’s, copiando el sistema de Banfield, están empezando a utilizar la herramienta del WhatsApp para el contacto con el socio. “Además, habrá atención por mail. Tenemos diferentes formas de pago a distancia y se puede abonar por la web oficial. Hoy por hoy, el 65% de los socios abona por débito automático. La cifra sigue creciendo, porque hay un descuento para quien adopta esa forma de pago”, dicen desde el Parque Independencia. 

A continuación, brindan una cifra que impacta: La merma que puede haber en ese 35% que paga presencialmente los días de partido, ya lo podemos medir este mes de marzo, porque el partido que se suspendió este domingo era el primero en que se pedía tener pago ese mes. Sabemos que Newell’s dejó de cobrar $ 5 millones. ¿Cómo se hace para paliar el impacto? “Solo podemos apelar a la solidaridad del socio que pueda pagar, porque sabemos que la situación va a ser difícil para todos. Hay que comprender que el club tiene que seguir cumpliendo sus compromisos pese a todo”, afirman. “Estamos preparando un plan para poder enfrentar estos problemas, si seguimos sin fútbol por el resto del semestre”, finalizan en conversación con este portal.

En Colón, además de haber adhesión al débito automático, existe un sistema llamado Boletería VIP. A través de internet, se pueden desarrollar trámites sin necesidad de acercarse personalmente a la Sede Social, lo cual facilita el cobro de la cuota.

Unión es un caso aparte: tiene un índice más bajo de adheridos al débito automático (60%), pero cuenta con una cadena de pagos que funciona en los comercios de la ciudad y en la cual los socios podrán abonar. El punto más fuerte: esa cadena de puntos de pago cuenta con cientos de puestos en farmacias y supermercados, comercios que quedarán abiertos durante la cuarentena. “Sugerimos que los socios elijan los puestos más cercanos a su domicilio. Además, ofrecemos un servicio vía mail para pagar por transferencia bancaria”, dicen desde la dirigencia del ‘Tatengue’. Además, son claros respecto a la importancia del pago y cobro de las cuotas sociales: “Para el pago del sueldo del plantel, dependemos de la TV. Para hacer frente al salario de los 170 empleados, dependemos del cobro de la cuota social”, sentencian.

Así las cosas, el panorama indica que se vienen días complicados para los clubes tanto como para la sociedad en su conjunto. El pago de las cuotas sociales, que representan un ingreso fijo para las instituciones, puede convertirse en la clave para solventar la situación en los próximos meses, a sabiendas de que sin fútbol, se complicará el panorama para el cobro de la plata proveniente de los derechos de televisación. Ese debate, por supuesto, será una de las claves del trimestre que se avecina para todos los clubes del fútbol argentino.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *