En el marco de la suspensión de clases por el coronavirus, el gobierno bonaerense estableció que el Servicio Alimentario Escolar (SAE) se prestará mediante la entrega de un bolsón de emergencia de productos alimenticios. Así lo dispuso mediante la resolución 573, que lleva la firma de las ministras de Desarrollo de la Comunidad, Fernanda Raverta, y la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila, publicada en el Boletín Oficial del distrito.

En la norma se estableció que, «hasta que la totalidad de los destinatarios del SAE se encuentren alcanzados por lo dispuesto en el artículo 1°, deberá mantenerse el funcionamiento de los comedores escolares, los que permanecerán abiertos, con el fin de garantizar la continuidad de la prestación». Para ello, «deberán observarse las disposiciones de higiene y salubridad, sobre distancias mínimas y toda otra que la autoridad sanitaria disponga durante este período excepcional, y adecuar, de ser necesario, la cantidad de turnos en que se preste el servicio alimentario, para brindarlo a la totalidad de los y las asistentes».

Asimismo, se instruyó a los consejos escolares y se solicitó a las autoridades municipales«que arbitren los medios para readecuar la provisión del servicio, garantizando la calidad y la razonabilidad económica».
En la resolución se expresó que «los bolsones correspondientes a las prestaciones: desayuno/merienda; almuerzo y desayuno/merienda con almuerzo serán retirados por los progenitores o personas adultas responsables de los niños, niñas y adolescentes en horarios convenidos previamente, en grupos reducidos que eviten la aglomeración de personas».
La información de los horarios y los alcanzados en la medida estará a cargo de los directores de cada establecimiento, que también recibieron la facultad de poder decidir la dotación de personal de cada institución.
La medida faculta a los equipos directivos de las escuelas a adecuar «el tamaño y los perfiles de la dotación del personal docente y auxiliar», procurando «la reducción de la circulación en la vía pública» con el fin de garantizar la implementación del programa de continuidad pedagógica, la prestación del servicio alimentario, la limpieza y desinfección en los establecimientos, la continuidad o inicio de las refacciones edilicias y las actividades administrativas de cada escuela.

Además, se oficializó la decisión de que las trabajadoras de la educación embarazadas y la población considerada de riesgo queden habilitadas para trabajar desde sus hogares, así como quienes tengan a su cargo niños y niñas en edad escolar. Se aclaró que se justificarán las licencias que se hayan producido por ese encuadre desde el 16 de marzo de 2020.
En las últimas horas, la ministra Agustina Vila explicó que la nueva reglamentación busca «garantiza la continuidad pedagógica, el servicio alimentario y la limpieza», se inscribe en la normativa dictada anoche por el gobierno provincial para prevenir la proliferación del Coronavirus.

Fuente: Red de Radios.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat